• Dom. Jun 26th, 2022

¿Siete veces?

PorENMARCHA.MX

Nov 20, 2015

¿Cuántas veces debemos perdonar?” – Preguntó Simón Pedro al Señor en una ocasión – “¿Hasta siete veces?”, agregó. Pero el Señor le respondió: “Hasta setenta veces siete”, (Mt 18,21-22). Estas palabras nos quieren decir que “debemos perdonar siempre”.

En nuestro día cotidiano, nos podemos topar con que alguien nos hirió, nos hizo daño y nos encontramos ante una situación de enojo y rencor hacia nuestro agresor, es cuando los jóvenes, debemos sacar una cualidad muy importante de nuestro ser: “la caridad en forma de perdón”…

 

 ¿Qué es perdonar? ¿Perdonar y olvidar es lo mismo?

Perdonar significa desprenderse del rencor y ofrecer amor a cambio de la ofensa. Pero perdonar y olvidar no es lo mismo, el perdonar no significa que hemos olvidado. Sin embargo, sentimos la necesidad de liberar esa sensación que no nos permite estar en paz; ¿cómo lograr esto? ¿Cómo perdonar? Ciertamente no hay una fórmula, pero hay algunos puntos que nos dan idea del camino para lograr un perdón auténtico:

-Hay que ser realista con la ofensa que se nos hizo, algunas veces nuestra emoción del momento nos hace exagerar el agravio del cual fuimos víctimas.

– Reconocer que somos pecadores y que también necesitamos el perdón de Dios y del prójimo. No somos perfectos así como nos ofendieron hemos ofendido.

– Ser humilde para dar a conocer el perdón otorgado, perdonar al otro incluso sin dárselo a entender. Es como un regalo que se hace, aunque no se entere o aunque no sabe por qué.

– Acudir a Dios para poder otorgar el perdón, de la acogida del perdón divino brota el compromiso de perdonar a los hermanos.

– Separarnos de nuestro agresor mientras llega la calma por la agresión que sufrimos y no dejarnos llevar por el momento de emociones negativas.

– Hay que creer y estar convencidos que existe la transformación de los demás y que podemos contribuir a que esto suceda con el hecho de hacer visibles las virtudes de la persona que nos ofendió.

Aun así, aunque a veces sea necesaria la distancia definitiva para cuidar la propia integridad y aunque el otro no esté dispuesto a recibir el perdón o cooperar en una mejor relación humana; es posible otorgar el perdón, evitando cargar con rencores y cargas que nos alejan de la felicidad; el perdón sana nuestra alma, agrada a Dios y nos ayuda a aprender de cada experiencia vivida.

 

Fuentes:
http://www.catolicosfirmesensufe.org/perdon-rencor-y-olvido
http://es.catholic.net/op/articulos/48157/cat/57/tema-11-como-perdonar.html

 

 

JMJ 2016

Desde el fin del mundo para el Papa

¿Polonia? ¿Poland? ¿Polen?
La mayoría de los planes de los peregrinos a la próxima Jornada Mundial de la Juventud en junio del 2016, se basa en unas ideas básicas: el vuelo directo a Cracovia o a Varsovia y la llegada al destino en autobús, tren o de otra manera; el viaje combinado, es decir, la llegada a Europa en avión y después en tren de Amsterdam, París o Fránfort a Varsovia y luego la llegada a Cracovia de algún modo en el ferrocarril polaco. La expresión “de algún modo” es exactamente la que aparece con mucha frecuencia. Muchas personas aún no tienen planes concretos, a pesar del análisis de las posibilidades y la revelación de lo vertiginoso de esta empresa.
– “No sé todavía cómo llegaré a Cracovia” – dice Ai, un japonés que va a participar en la JMJ – “pero preguntaré a mis amigos en Facebook y te daré parte”…

…. Espero unos cuantos días, pero no recibo ninguna respuesta. Supongo que, he tocado un tema frágil. Los filipinos, vietnamitas o brasileños tampoco supieron responder a la pregunta sobre el método de la llegada a Cracovia. Es bueno fantasear sobre los viajes lejanos, pero es mucho más difícil realizar estos sueños.

Los billetes no son gratuitos…
Teniendo en cuenta las estadísticas del registro, resulta que miles de personas de partes del mundo muy lejanas van a venir a Cracovia. Probablemente, algunos ya tienen pensadas las maneras de la llegada al destino. No obstante, algunos continuamente están en la fase de planes y reflexiones de cómo llegar a Polonia ya que estamos en la primera fase del registro. Son pocos los que quieren admitir que uno de los problemas más graves no es la falta de posibilidades, sino las cuestiones financieras. Vamos a presentar por ejemplo la posibilidad de llegar a Cracovia desde el Sudeste Asiático (Malaysia, Camboya). Entra en juego una cuota de 3.5 mil zloty cuando el sueldo promedio allí es 650 dólares (más o menos 2.5 mil zloty). Es mucho.
Incluso los organizadores de la JMJ tratan de ayudar a los peregrinos en la llegada a Cracovia. Se están organizando campañas como por ejemplo “billete para un hermano”, que es una manera de ayuda a los creyentes del Este. El obispo Muskus – el coordinador de las preparaciones para la visita del Papa en Polonia – apeló muchas veces a la participación en la campaña y el ofrecimiento de la posibilidad de la llegada a Cracovia a los pobres.

Oremos, Dios obrará…

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.