• Dom. May 16th, 2021

San Juan Crisóstomo

PorENMARCHA.MX

Sep 11, 2015

Por Ramón Miranda Camou

 

El Martirologio Romano tiene en la fecha del 13 de septiembre los siguientes nombres con los que yo formo para ustedes las dos listas acostumbradas:

Santos propuestos para culto de la Iglesia universal:

Los obispos JUAN Crisóstomo (patriarca en Constantinopla, hoy Estambul, Turquía, 407), LITORIO (EN Tours, Francia, 371), EMILIANO (en Valence, Francia, d. 374), MAURILIO (en Angers, Francia, 453), AMADO de Sion (en Breul-sur-le Lys, Suiza, c. 690). El presbítero JULIÁN (en Ankara, antigua Ancira, Turquía, s. IV), el presbítero y abad AMADO  (en Sens, Francia, 629).  La dedicación de las basílicas sobre el monte Calvario y el Sepulcro del Señor por el emperador Constantino, (en Jerusalén, 355). El mártir  MARCELINO( en Cartago, Túnez actual, 413). El eremita VENERIO (en la isla de Tino, en el golfo de la Spezia, en Italia),

 

Bienaventurados propuestos para culto local o particular:

-Santos: No hay.

-Beatos: La virgen MARÍA de JESÚS López de Rivas (en Toledo, España, 1640). El presbítero y mártir CLAUDIO Dumonet (en Rochefort, Costa de Francia, 1794). El religioso AURELIO MARÍA (Bienvenido) Villalón Acebrón (en Almería, Andalucía, España, 1936).

 

San JUAN Crisóstomo. El nombre de Juan es el más frecuente en el Martirologio, en el índice encontramos 325 bienaventurados, sin contar mujeres. Contándolas serían 33 más.

Siempre es grato encontrar una personalidad tan rica como la de san Juan Crisóstomo que nació en Antioquía de Siria hacia el año en una fecha tan imprecisa que hay quienes dicen fue el 339 y otros el 354, dejamos como fecha más probable el 348. Fue llevado a Constantinopla para ser patriarca y murió desterrado cerca de Comana (Bizeri, Turquía) el 13 de septiembre de 407.

De sus 59 años de vida podemos decir: hijo de un alto oficial del ejército romano llamado Segundo, su madre se llamó Antusa, griega por completo. Tuvo una hermana que murió a tierna edad. Antusa se encargó de su formación cristiana ya que había quedado viuda a los veinte años. Tuvo una tía diaconisa de nombre Sabiniana, nombre romano, sin duda.

Aparte de su formación cristiana tuvo una buena formación humanística y en retórica por el mejor maestro llamado Libanio y a los 18 años, atraído por las solicitudes del mundo y las quimeras de la juventud se dedicó a las arengas del foro y fue apasionado del teatro, apartándose de sus amigos y condiscípulos Teodoro, Máximo y Basilio que fueron obispos de Mopsuestia en Seleucia y de Isauria y Rafanea en Siria, respectivamente.

Fue bautizado en la noche de pascua del 368 a los veinte años. Cuando Antusa murió (c. 372), Juan dijo adiós a la abogacía, al teatro y al mundo y se fue a vivir como anacoreta a las montañas. Los cinco años que pasó ahí (373-378) arruinaron un tiempo su salud.

Habiéndose integrado al clero de Antioquía, recibió el diaconado de manos del obispo de Antioquía, Melezio, en 381 y el sacerdocio en 386, del sucesor de Melezio, Flaviano.

A partir de entonces predicó; y ello fue para la gran metrópoli siria, que ya que tenía más de 150 mil habitantes, 100 mil de ellos cristianos, una fiesta de elocuencia que duró doce años (386-398).

En 398, bajo un pretexto cualquiera, Juan fue llamado a Constantinopla, en donde el anciano Nicasio había muerto hacía poco. La emperatriz Eudoxia y Arcadio, su muy obediente esposo, intentaban nombrar como sucesor de ese patriarca, que sólo era bueno para cenar en la ciudad, a Juan ‘el Boca de Oro’ (Crisóstomo), el más grande de los oradores de Oriente.

Éste tuvo que someterse, pero como tomó en serio su cargo, no tardó en caer mal a los mismos que habían tomado la decisión de llamarlo y promoverlo. Depuso a numerosos obispos indignos, simoniacos, intentó devolver la moralidad al clero pidiéndole vivir frugalmente, evitar las mujeres introducidas subrepticiamente en sus casas, persiguió a los monjes llamados vagos porque paseaban por la ciudad en vez de vivir, aceptar la disciplina interna y orar en sus conventos.

Ante las multitudes que se empujaban para escucharle, predicaba claramente el Evangelio, tratando de corregir los escándalos de los miembros de la corte y de los ricos y proclamando incesantemente el derecho de los pobres a no morir de hambre.

Intervino con éxito varias veces a favor de la población reprimida violentamente por el emperador así como en la defensa del eunuco Eutropio. Fue firme y resistió a los godos arrianos encabezados por Gaina que se habían apoderado de la ciudad.

Eudoxia, la esposa del emperador, que se sentía aludida en la predicación del santo, pidió auxilio a Teófilo, patriarca de Alejandría, en Egipto, para liberarse de su censor. Éste, hombre celoso y malvado, acudió. Reunió un concilio con sus amigos en donde Juan, acusado de no se sabe qué herejía, fue depuesto (403), después de lo cual tuvo que partir al exilio. Residió cuatro años en Cucusa (Goksum, Turquía); después fue alejado cuatrocientas leguas al norte, al pie del Cáucaso, entre los bárbaros. Los soldados encargados de conducirlo a ese sitio sabían bien lo que se esperaba de ellos; Juan murió en el camino. Sus últimas palabras habían sido: “Señor, hágase tu voluntad en todas las cosas en la tierra como en el cielo”.

Nos dejó más de seiscientos discursos y sermones, homilías de todo tipo de este gran hombre tan simpático, entre los cuales nos es posible contar las obras maestras y todos ellos tienen todavía actualidad como cuando fueron pronunciadas. Quien lee sus homilías no queda sin fruto.

Era un gran lector y no se espantaba de lo que pudiera encontrar en las obras maestras de la antigüedad. Apreciaba las obras del antiguo comediante griego Aristófanes con todo y sus procacidades.

San Juan Crisóstomo, patrono de los predicadores y oradores… ruega por nosotros. Enriquece nuestra capacidad de disentir ante el poderoso y ceder sólo ante la verdad del Evangelio.

En vista de que el cristianismo es numéricamente insignificante en aquellos lugares no presentamos cuadro comparativo.

ramanda72@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *