• Jue. Ago 18th, 2022

 Por Pbro. Carlos Mario Jiménez Vargas*

PorENMARCHA.MX

Sep 6, 2016

Carlos Mario parte 1Crisis antropológica

En los últimos siglos de la historia en Occidente, los criterios de comprensión de lo que es el ser humano, la vida, el mundo, la sociedad han ido cambiando. En la Edad Media, tales criterios eran dados por la religión cristiana, en la Modernidad se introdujo la visión constitucional, científica y tecnológica como criterios válidos de comprensión del hombre, la sociedad y el mundo; y actualmente, en esta época que muchos llaman Posmoderna, quien establece los criterios de interpretación son las ideologías, la razón débil que absolutiza el querer del individuo a través de una consciencia y práctica relativista.

            En este trayecto histórico se puede contemplar que el hombre y su comprensión ética, ha pasado las siguientes etapas: en la Edad Media el hombre es un ser para Dios; En la Modernidad un ser para la sociedad y actualmente, en la Posmodernidad un ser para sí mismo. En el marco de la ética se puede decir que se pasa de la moral religiosa, a la ética constitucional y actualmente, cada individuo o grupo minoritario establece sus propias normas y criterios, acordes a su propio gusto o convicciones, esto sin sentirse obligados a dar razones, sin confrontar a nadie y sin dejarse confrontar.

            Esta última situación, expresa la crisis antropológica y ética en la que vivimos, en donde cada cabeza es un mundo, pero olvida que hay un solo mundo para todos. Por tanto, al abandonar un código de ética universal, basado en la ley natural y suplido por el criterio de autonomía, se deja el campo abierto a toda clase de tiranías ideológicas, que se presentan con discursos emotivos y fascinantes, pero que carecen de un sano sentido común.

¿Redefinir el matrimonio?

El ser humano tiene la capacidad de conocer la realidad y ordenarla, manipularla a través de la técnica y la ciencia, ha llegado a conocer su naturaleza, las leyes que le rigen, los límites y las bondades de los elementos contenidos en ella; lo mismo aplica para la naturaleza humana, con el entendimiento el ser humano ha ido descubriendo su propia naturaleza, las leyes de su tan particular naturaleza (o también llamada ley natural) inscritas en su dimensión física y psicológica. Se vuelve consciente de sus límites y grandezas. Descubre su dimensión individual y el valor de lo social que es regulado por normas, criterios de conducta, basados en derechos y deberes.

Por tanto, se debe tomar como punto de partida que los principios y normas éticas no son el resultado de una imposición absurda e intransigente de pensadores, demagogos políticos, tiranos, etc., sino lo que se va recogiendo en la experiencia de la vida y en favor de los seres humanos y de la sociedad. La ética no tiene un origen dictatorial, sino expresa el descubrimiento del ser humano de lo que le hace bien, como individuo y sociedad y lo que ha de evitar para no destruirse.

Sin duda, la familia establecida por el matrimonio entre un hombre y una mujer es una de las instituciones humanas más antiguas, esta no tiene su valor, sólo por haber perpetuado la especie humana, también porque está a la base de las diversas y ricas expresiones culturales, incluso desde antes de nuestra era cristiana. Prácticamente, la idea de familia asumida por el Estado y regulada por una constitución es algo muy nuevo. Por ello mismo, vale la pena preguntarse con seriedad: ¿toca a esta generación humana redefinir el concepto de familia? Sin duda, tenemos grandes avances tecnológicos y científicos que han redefinido nuestra comprensión de la realidad y de la Phisis y la Psiqué humana, pero ¿Es eso suficiente criterio para redefinir una institución como el matrimonio? ¿Nuestros nuevos conocimientos modifican nuestra naturaleza humana o sólo nuestra capacidad de comprenderla? ¿Las modificaciones en la comprensión del matrimonio son porque se necesitan o solo son ideas peregrinas? 

 

Continuamos con el tema la próxima semana…
* Párroco en María, Madre del Redentor en Hermosillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.