• Vie. Sep 17th, 2021

La Biblia, una prioridad

PorENMARCHA.MX

Sep 12, 2021

SECOMS

Hablar de prioridad es lo mismo que decir preeminencia, preferencia, primacía, ventaja, superioridad; son sinónimos que nos ayudan a entender que, cuando el Santo Padre habla, de que la escucha y difusión de la Biblia es una prioridad pastoral (Novo Millenio Ineunte nn.39-40), nos señala que no es algo opcional.

Hablar de la Biblia como un camino preeminente en la vida pastoral, no es buscar que se avale o acepte el deseo de una Comisión diocesana de animación Bíblica o sus proyectos, sino que es asumir una gran responsabilidad en el desarrollo de nuestra labor pastoral, ya que la Palabra de Dios es el alma de nuestro trabajo apostólico.

Resulta interesante constatar que en la mente del Papa Juan Pablo II, al iniciar este milenio situara, entre las siete prioridades pastorales que señala, la importancia de la Palabra de Dios como un camino a seguir, ya que desde el Concilio Vaticano II “se ha subrayado el papel preeminente de la Palabra de Dios en la vida de la Iglesia, ciertamente que se ha avanzado mucho en la asidua escucha y en la lectura atenta de la Sagrada Escritura” (NMI 39). Sin duda en este logro o avance al cual el Papa alude todos hemos puesto nuestro “granito de arena” y corresponde especialmente a los responsables de la animación Bíblica, en los diversos niveles, sea el diocesano como el parroquial; en cualesquier logro, este ultimo nivel de Iglesia tiene  una tarea de especial relevancia, de lo contrario los caminos para llegar a los mas alejados, a los que ni siquiera tiene una Biblia en casa en las comunidades, quedan bloqueados. Aunque se presente los mejores proyectos, y la pastoral de conjunto de nuestra diócesis este bien organizada, o el Consejo diocesano de pastoral continúe con tenacidad sus trabajos, sin la adecuada ayuda de los grupos parroquiales, toda iniciativa se ve disminuida o anulada.

Todas las pastorales son importantes, sin embargo es la hora de insistir en la prioridad de la Palabra de Dios que impulsa todo proyecto y toda la vida del cristiano. La experiencia nos señala que cuando nuestros agentes de pastoral, incluyéndonos los sacerdotes, han profundizado en el estudio de la Palabra de Dios, la colaboración se torna mas sólida y se camina con mas seguridad; es verdad que no solamente debemos insistir en el plano académico, sin también subrayar el encuentro con Dios vivo que nos habla, y de las posibilidades que para ello tenemos  está la forma de oración de la Lectio Divina, y por ello el Papa nos dice: “es necesario, en particular, que la escucha de la Palabra se convierta en un encuentro vital, en la antigua y siempre válida tradición de la lectio divina, que permite encontrar en el texto bíblico la palabra viva que interpela, orienta y modela la existencia” (NMI 40).

Invitamos a toda las comunidades parroquiales a hacer de nuestra animación bíblica una prioridad en el desarrollo de nuestros proyectos; seguramente encontraremos en el equipo que coordine esta pastoral, no un grupo mas que atender sino un equipo que permanentemente nos estará alimentando, sea en momentos especiales como el Mes de la Biblia, sea en los grupos existente en nuestra comunidad, a quienes de múltiple formas se pueden apoyar desde la Biblia.

Que este Mes de septiembre sea una oportunidad nueva para revitalizar nuestras comunidades con la luz de la Palabra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *