• Jue. Ago 18th, 2022

La alegría de ser Iglesia, de ser católicos…

PorENMARCHA.MX

Ago 29, 2016

joy-1

Por Blanca Julia de Hurtado

Días atrás me desperté con una gran sorpresa; un mensaje del padre José Luis Cerra de la Diócesis de Matamoros. – Ya les había mencionado en un artículo anterior sobre la amistad que había iniciado con algunos sacerdotes de Matamoros, Tamaulipas el día de la celebración donde recibió monseñor Ruy el Palio Arzobispal, y después, el padre Eduardo Contreras, nuestro vicario general, nos invitó a comer a todos; fue ahí, donde me tocó la dicha de convivir con estos sacerdotes –.

Fue una comida muy amena donde parecía que hacía mucho nos conocíamos, compartimos experiencias de iglesia, nos reímos mucho y nos despedimos con algo de nostalgia, pensando en cuándo nos encontraríamos de nuevo…

Así que al recibir su mensaje, donde me dice que tal vez nos veamos aquí en Hermosillo, o si no, quizá algún día, de nuevo en Roma… seré un poco indiscreta, pues deseo compartirles y transcribirles algo de su mensaje que creo les conmoverá, y respondamos como él nos pide, pues siento que ellos ahorita, están tratando de superar la ausencia de su ‘papa – obispo’; extrañan a su pastor, pero con gusto nos lo entregan con la esperanza de que sea don Ruy tan amado y respetado como lo es en Matamoros.

Aquí les va, como se despide: “…Yo les doy tus saludos a los muchachos de tu parte. Pedimos a Dios que don Ruy, establezca entre todos los miembros de la comunidad, relaciones de exquisita caridad. Bendiciones».    

En verdad que se me hizo un nudo en la garganta, y la piel se me puso ‘chinita’ ante su reclamo de caridad para don Ruy de parte nuestra… 

Ahora nos toca, apoyar, amar y respetar a este gran ser humano que viene en obediencia, a ser nuestro pastor.

No olvidemos que don Ruy, en estas escasas semanas, ha dejado atrás a su Iglesia particular; ha dejado grandes afectos; ha dejado a sus amados sacerdotes e infinidad de amigos; ha dejado su casa, su rutina, hasta su cocina, y mil cosas más… así que lo menos que podemos hacer, es ser discretos y prudentes pero siempre presentes para cuando él nos necesite, ¡sin caer en el acoso o agobio! Y es tan común, caer en esto último, cuando queremos hacer sentir bien a las personas, ¡y nos vamos al extremo! 

Démosle su tiempo y su espacio, para que nuestro Pastor, vaya descubriendo en cada uno de nosotros… nuestros dones o carismas, y sea él quien nos diga en qué lugar le podemos apoyar.

Por último, les quiero compartir una experiencia donde nos reímos mucho a la hora de esta comida tan comentada. Estaba entre los sacerdotes de Matamoros, el padre Mago, no recuerdo bien si Rector del Seminario de Matamoros, y en algún momento empezamos a platicar de nuestras respectivas diócesis, donde por supuesto no podía faltar el tema de los seminaristas, y en eso, él busca en su celular una foto y me la muestra con muchísimo orgullo y yo, en verdad, con mi sinceridad más grande, le dije: “¡Ayyy, Dios mío…!” – El padre Mago me ve con orgullo, antes de yo terminar mi frase – y yo añadí: “¡Qué verde!”… Entonces desapareció su cara de orgullo, y me dice muy humilde: “¡Y esos edificios que están en lo verde, son nuestras instalaciones del Seminario!”… Todos soltaron una sonora carcajada, al tiempo que yo le explicaba que aquí en Sonora no estamos acostumbrados a ver tal cantidad de jardines y césped y que estaba segura que si mostraba la imagen a cualquier persona de Sonora, antes de fijarse en aquellas bonitas instalaciones, lo primero que le llamaría la atención, sería ¡lo ‘verde’ del Seminario de Matamoros!    

Después empezó la broma y para todo… los padres me decían: «está muy bonito, porque está muy verde». Así transcurrieron las horas en una gran alegría compartida, donde una vez más, sentía lo hermoso de ser católicos: universal; no importa dónde vivas o de dónde sea tu comunidad de iglesia… en todo el mundo, nos podremos sentir en casa, al igual que don Ruy, muy pronto se sentirá en casa con nosotros, ¡como su familia! 

 

blancajulia48@hotmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.