• Dom. May 16th, 2021

José María de Yermo y Parres: 20 de septiembre

PorENMARCHA.MX

Sep 18, 2015

Por Mtro. Ramón Miranda Camou

En el Martirologio Romano, para la fecha del 20 de septiembre, se publica esta lista

Santos para culto de la Iglesia universal:

Los mártires ANDRÉS Kim Tae-gon, presbítero, PABLO Chong Ha-sang y (103) COMPAÑEROS (en Corea, 1839-1867, DORIMEDONTE (en Sinnada, Frigia, hoy Turquía, s. III), EUSTAQUIO (en Roma, Italia, s. Inc.), HIPACIO y ASIANO, obispos y ANDRÉS, presbítero, mártires los tres (en Constantinopla, c. 740), JUAN CARLOS Cornay, también presbítero (en Són Tay, Tonkín, hoy Vietnam, 1847). Los catequistas y mártires LORENZO Han I-Hyong y seis compañeros. El presbítero JOSÉ MARÍA de Yermo y Parres (en Puebla de los Ángeles, México, 1904).

 

Bienaventurados para culto local o particular:
Santos: no hay.
Beatos: el obispo ADALPRETO (en el Trentino, Italia, 1172). El presbítero y mártir TOMÁS Johnson (en Londres, Inglaterra, 1537). El presbítero FRANCISCO Posadas (en Córdoba, España, 1713).

En nuestra abundante lista de 113 nombres de santos de los cuales son 62 varones y 51 damas. Los beatos son cuatro. Los bienaventurados de este día son un total de 117, la gran mayoría mártires en Corea. No obstante, hablaremos de nuestro paisano mexicano San José María Yermo y Parres y diremos ahora, en este mes de la patria ¡Viva México!

Nació en la Hacienda de Jalmolonga, municipio de Malinalco, Edo. de México el 10 de noviembre de 1851, hijo del abogado Manuel de Yermo y Soviñas y de María Josefa Parres. De nobles orígenes, fue educado cristianamente por el papá y su hermana Carmen ya que su madre murió a los 52 días de su nacimiento. Este hecho motivó su migración a la ciudad de México.

Su familia, algún preceptor en casa, luego escuelas particulares fueron los autores de su delicada formación en la que se distinguió tanto que Maximiliano, en 1864, lo distinguió con una medalla por ser alumno de calidad excepcional. Fue amigo desde la escuela el poeta Juan de Dios Peza.

A la edad de 16 años deja la casa paterna para ingresar en la Congregación de la Misión en la Ciudad de México. Dejó después este camino para encontrar otro mejor definido y más claro, continúa su formación al sacerdocio en el seminario de la Diócesis de León, Gto. y a los 21 años en París en 1872. Eran los tiempos de Pío IX.

Fue ordenado el 24 de agosto de 1879, al final de este período intranquilo y casi al principio del gobierno de don Porfirio Díaz. Sus primeros años de sacerdocio fueron fecundos de actividad y celo apostólico.

El nuevo obispo, Tomás Barón Morales, le confía el cuidado de dos iglesitas situadas en la periferia de la ciudad: El Calvario y el Santo Niño. Este nombramiento fue un duro golpe en la vida del joven sacerdote. Le sacudió profundamente en su orgullo, sin embargo decidió seguir a Cristo en la obediencia silenciosamente.

Un día, movido por la realidad que encuentra a su paso, se siente interpelado por Dios, y en su corazón ardiente de amor proyecta la fundación de una casa de acogida para los abandonados y necesitados. Obtenida la autorización de su obispo pone mano a la obra y el 13 de diciembre 1885, seguido por cuatro valientes jóvenes, inaugura el Asilo del Sagrado Corazón en la cima de la colina del Calvario. Este día es también el inicio de la nueva familia religiosa de las “Siervas del Sagrado Corazón de Jesús y de los Pobres”.

El año de 1888 es crucial, decisivo en la perseverancia de san José María, a su gran aprecio por su ministerio en la diócesis de León le agrega una casi heroica acción durante una gran inundación de la ciudad y la distinción oficial por parte del gobernador, general Manuel González.

Más intrigas, incomprensiones lo hacen emigrar a la diócesis de Puebla en la que es bien recibido y apoyado por el obispo Francisco Melitón Vargas y Jiménez y será Puebla de los Ángeles su plataforma de lanzamiento al cielo.

En su vida no tan larga (1851-1904) fundó escuelas, hospitales, casas de descanso para ancianos, orfanatos, una casa muy organizada para la regeneración de la mujer, y poco antes de su santa muerte, acontecida el 20 de septiembre de 1904 en la ciudad de Puebla de los Ángeles, llevó a su familia religiosa a la difícil misión entre los indígenas tarahumaras del norte de México. Su fama de santidad se extendió rápidamente en el pueblo de Dios que se dirigía a él pidiendo su intercesión. Fue beatificado por el papa san Juan Pablo II el 6 de mayo 1990 en la Basílica de Ntra. Sra. de Guadalupe en la Ciudad de México, y canonizado en Roma por él mismo el 21 de mayo del año 2000.

 

A partir del 19 de marzo de 2015 son estos los nuevos datos de la Arquidiócesis de Hermosillo:

 

Diócesis Fecha erección Superficie en km2 Población Población católica Bautismos Sacerdotes Diocesanos + sacerdotes Religiosos
Hermosillo, Son. 7 mayo 1779 Metropolitana 13 julio 1963 36,991 753,052 706,624   113
C. Obregón, Son. 20 jun. 1959 88,350 1’098,000 946,000   118+15
Nogales, Son. 19 mar. 2015 44,243 483,180 381,398   44
Puebla, México 13 oct. 1525 Metropolitana 11 ag. 1903 20,932 4’820,000 4’484,000   387+160

 

La arquidiócesis de Puebla es atendida pastoralmente por el arzobispo residencial y tres obispos auxiliares, el mayor de 54 y el menor de 48 años y dos diáconos permanentes.

Fuente: Anuario pontificio 2014

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *