• Vie. Sep 17th, 2021

JORNADA MUNDIAL DE LOS ABUELOS Y DE LOS MAYORES

PorENMARCHA.MX

Jul 24, 2021

Por Don Goyo

¡Quiubo! ¡Quiubo! ¿Qué ha habido? Que gusto saludarlos de a nueva cuenta. ¿Cómo les ha ido con este calorón? Por lo menos a pegado una remojadita, ¿no oyes?

¿A que ni saben qué? Aquí les traigo a convidar las palabras del Papa Francisco de la primera jornada para los abuelos. Arráncate por unos coricos, porque va a estar buena la cosa.

Primero que nada, nos recuerda las palabras de Jesús a sus discípulos: “yo estaré contigo todos los días”, dándonos a enseñar que toda la Iglesia se preocupa por todos nosotros los viejones, que nos quieren y que no quieren dejarnos solos.

Y es que en este tiempo del virus coronado, en especial los viejitos la hemos pasado no muy bien que digamos. ¿Por qué ha de ser? Si de por si nos la llevamos solos leyendo el periódico de punta a punta, conti más en este tiempo de pan de la demia. Extrañamos muncho los abrazos, la compañía y la platica cercana con la gente. Por eso, el Papa nos dice que muncha esperanza, que no estamos solos. Que Dios nos ayuda y acompaña siempre

Hay algo que en lo particular me llamó la atención y es la vocación del abuelo. ¿saben cual es? Dice el Papa que es custodiar las raíces, convidar la fe a los jóvenes y cuidar a los chamacos. Como nosotros ya sabemos como está el caminito, pos esa es la tarea que hay que hacer. ¿Casi nada no oyes?

Y dice el Papa: ¿y si ya no me puedo parar? ¿si ya no puedo salir? ¿Si ya no puedo agarrar pa’ la calle? No le hace, desde hay se puede enseñar muncho. Todos somos necesarios y nos necesitamos entre todos. Toda la bola de creyentes y no creyentes, venemos siendo hermanos.

 Termina el Papa dando tres pilares que puedan sostener nuestra vida de tatas y nanas: los sueños, la memoria y la oración.

Los sueños porque todavía debemos soñar por un futuro más bueno, más en paz, más sin violencia. Así como lo habíamos dejado más antes.

La memoria en el sentido de buscar vivir mejor ante los sucesos no muy buenos. Que cuando nos acordemos de las cosas difíciles de la vida, podamos también ver eso, como una manera de crecer como personas. ¿entén?

La oración por que, con nuestras peticiones a Dios, podemos proteger al mundo de tantísima maldad. Nuestra oración es un pulmón donde respira la Iglesia. Acabadon, pero aguantador.

Así que, si tú eres abuelo o abuela, estas palabras son para ti de parte del Papa Francisco, que hay que rezar por él y su salud. ¿está bueno?

Ya me les voy, y más luego nos seguimos escrebiendo en esto que es la “escribidera de la fe”.
Saludaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *