• Vie. Sep 17th, 2021

FÁTIMA, EL ÚLTIMO MISTERIO

PorENMARCHA.MX

Sep 13, 2021 ,

Si alguna vez te has sentido amado, tendrás una idea de qué tan inmenso puede ser el amor de una madre; imagina ¿Qué sería del mundo sin amor? O ¿Qué sería de nosotros sin el amor que nuestra nos da? Una madre puede darlo todo, arriesgarlo todo, enfrentarlo todo, y si es nuestra Madre del cielo, puede hasta atravesar el tiempo y transformar la historia para salvarnos.

Existe un lugar donde se conectó lo divino con lo humano, el cielo con la tierra, el amor de Madre con la pequeñez de sus hijos. Portugal, Cova Da Iria. El 13 de mayo de 1917, María se apareció a tres pastorcitos; Lucía y sus primos Francisco y Jacinta Marto; ellos vivían en el pueblo de Aljustrel, en Fátima. María les dijo, entre otras cosas, que regresaría durante los próximos seis meses todos los días 13 a la misma hora.

Este Documental/Drama muy bien logrado, recoge acontecimientos históricos del siglo XX y los correlaciona con la intervención de María durante todo el siglo pasado. Es sorprendente como este documental nos ayuda a abrir los ojos desde la historia misma, y a entender cómo Dios “Quiere salvarnos con el amor de su Madre”.

Las apariciones de Fátima llevan consigo, el triunfo en los diferentes escenarios donde el pecado, el odio, y la persecución querían acabar con la fe y sobre todo con la creación más querida de Dios, la humanidad.

Un día unos pequeños fueron sorprendidos por una luz, un gran relámpago y en medio de eso apareció nuestra Madre de Fátima vestida de blanco, que brillaba más fuerte que el sol, irradiando unos rayos de luz clara e intensa, como una copa de cristal llena de agua pura, cuando el sol radiante pasa por ella. Este acontecimiento fue crucial en la vida de ellos y también de la historia.

Sí tienes la oportunidad de ver este documental, estoy seguro que no sólo repasaras los acontecimientos del siglo XX y la intervención maternal y sorprendente de María; sino que repasaras tu propia historia, reconociendo como ese abrazo maternal de María siempre te ha acompañado, sobre todo en los momentos de dolor y de dificultad.

Te aseguro también, que quedaras inquieto. Sí eres de las personas que ya reza el Santo Rosario, lo valoraras más que nunca; y si eres de los que aún no lo rezan o no saben cómo hacerlo; te garantizo que saldrás con ganas de aprender a rezarlo; pues desde la fe, es una arma poderosa de intercesión; tanto, cómo el amor de una Madre que intercede por su hijo que pasa necesidad.

Oración, sacrificio, consagración, por los pecados y la paz del mundo entero; no son ya palabras extrañas, sino encomiendas que nos unen al corazón inmaculado de María.

Si rezamos el Santo Rosario todos los días, colaboramos para que el mundo tome un rumbo distinto al que tiene actualmente, para qué torne su mirada y su corazón al Dios de la Vida. María en su advocación de Fátima nos dice: “Al Final, mi corazón inmaculado triunfara”.

“Y se abrió el Santuario de Dios en el cielo, y apareció el arca de su alianza en el Santuario, y se produjeron relámpagos, y fragor, y truenos, y temblor de tierra y fuerte granizada. Una gran señal apareció en el cielo: una Mujer, vestida del sol, con la luna bajo sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza.” Apocalipsis 11,19 – 12,1.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *