• Lun. Ene 25th, 2021

El don de la fe

Poradministrador unico

Oct 16, 2020

Arq. Juan Carlos López

Nunca he escuchado decir, “tras convertirme en ateo deje las drogas, le soy fiel a mi esposa, atrás deje los pleitos y los domingos lo dedico a estar con mi familia para ir juntos al parque”. Con este argumento tan simplista pretendo hacer una defensa de la fe. El principal argumento es, ¿para qué sirve el ateísmo?, no lo sé, esa es una reflexión que deben hacer los incrédulos. Sin embargo, he puesto en la mesa un argumento que me parece importante: la fe le funciona a muchas personas. Existe una utilidad en el discurso de las religiones porque siembra en los seres humanos un paradigma: la salvación. Pero, ¿ser salvados de qué? Ser salvados de cualquier mal que nos atormenta.

El mal es una situación real y el cristianismo le ha puesto autoría en la representación del demonio. El mal es algo que está en la vida de las personas, y, aunque el mal absoluto no puede ser erradicado en su totalidad, al menos, por la fe podremos discernir si el mal que nos lastima es en verdad un mal autentico o un simple tormento de nuestra propia sugestión. La fe cristiana nos ayuda a valorar lo realmente importante y a visualizar las vanidades de esta vida, para no sufrir tras quedar excluidos de las glorias fácticas y los espejismos sociales. El mundo tangible es valorado por medio de la subjetividad, por las expectativas sobre él. El cristianismo colabora para entender la verdadera importancia de la paz por encima de cualquier bien material y reconocimiento social.

Sobre el mal autentico, cito un ejemplo, conocí a un migrante salvadoreño que no pudo entrar a Estados Unidos, quedó en situación de calle en Hermosillo, enfermo de sida y murió en el Hospital General del Estado. ¿Que argumento le sirve más a este hombre: el ateísmo del científico o la frase “dichosos los muertos que mueren en el Señor. Desde ahora, si –dice el Espíritu- que descansen de sus fatigas, porque sus obras los acompañan” (Ap. 14, 13)? Debo decir que, el ateísmo científico puede serle útil a muchos estudiosos porque les ayuda a observar la realidad sin antecedentes religiosos ni subjetividades, pero también esa realidad es vista desde sus ojos, y no desde los ojos de quién sufre. Por lo tanto, el que sufre y lleva una vida precaria necesita un argumento que le sea de utilidad sin importar si esté es razonable o no: le es útil para vivir en paz y eso le basta.

También, conocí a un hombre que al nacer fue abandonado por su madre, creció de aquí para allá, fue pandillero pero le llegó la fe y se apoyó en Dios. ¿Qué argumento le sirve más a este hombre: el evolucionismo de Darwin o el Salmo: “si mi padre y madre me abandonan, Dios me recogerá” (Salmo 27, 10)? No estoy en contra de ninguna teoría científica, mas bien, hago notar que estas son utilizadas con otro fin: desacreditar la religión. La transformación de los individuos es el principal argumento para entender que la fe tiene un sitio y un lugar importante en la vida de las personas: les ayuda a ver el mundo con otros ojos, a tener una esperanza, buscar la paz y a luchar contra ellos mismos para guardar su integridad.

Hasta aquí, puedo argumentar que la ciencia podría ser absurda para sanar los dramas individuales de las personas; el niño abandonado, el migrante arriba de un furgón de tren, el anciano solo, la prostituta, etc. En tales situaciones, aferrarse a Dios resulta más viable, coherente y menos excluyente por ser algo gratuito.     

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *