Archivos de la categoría: El abuelo sabio de casa

24Feb/16

Cuando el Abuelo se fue…

Por Mtro. Ramón Miranda Camou

Desde principios del año 2007 inicié un acercamiento más notable a don Carlos, el buen pastor de Hermosillo. No sabía a dónde iríamos ambos.

Me interesaba conocerlo mejor, no lo entendía en muchas cosas y todavía hay muchas cosas que no entiendo. Charlábamos, discutíamos, rezábamos y compartíamos tertulias amistosas cotidianas del arzobispo emérito en las que yo participaba unas dos veces por semana.

Siempre practicó la obra de misericordia que dice Visitar a los enfermos y ahí nos encontrábamos. Nuestro amigo estaba enfermo.

Cuando don Carlos empezó a necesitar más reposo por prescripción médica le pedí permiso al señor José Ulises para acompañar a don Carlos una hora por la mañana y algo más por la tarde para rezar juntos el Oficio.

El centro de su espiritualidad y pastoral fue la Eucaristía a diario y el rezo del Oficio completo. Ahí en ese cumplimiento del deber nos conocimos y logramos respetarnos y querernos con más profundidad.

Muchas de las experiencias de esos momentos las he compartido ya en la sección “El abuelo sabio de casa” en nuestro querido periódico En Marcha. Tal vez tenga que buscar esas colaboraciones para releerlas y ponerlas a disposición de ustedes.

Cuando el Abuelo se fue, el día 15 de febrero, unos minutos después de las 21 horas yo no estaba con él. Me avisó Artemisa y fui a avisar al padre Sixto que tiene fracturado un pie y me dijo su hermana que le había avisado ya don Ulises.

Fui entonces a casa de don Carlos para despedirme de su cuerpo que no estaba totalmente frío ni rígido. Personas muy queridas para él lo acompañaban y yo llegué a despedirme. Algo le dije como saludo y luego, como lo hacíamos a diario, al menos dos veces diarias: “Bendigamos al Señor”. Él daba la respuesta “Demos gracias a Dios” y yo continuaba con mi despedida: ¡Adiós, que te vaya bien! Él sonreía y quien se iba era yo después de haber besado su frente. Todos los días lo mismo y la despedida final fue igual.

Él ya se había ido al Padre. Varios años de pastor de una oveja descarriada que ahora tenía que despedirse de esa protectora presencia. Gracias, mi padre… hasta cuando Dios quiera…

16Feb/16

Fallece Don Carlos Quintero Arce.

(Enmarcha.mx).-Nuestro Arzobispo Emérito, Don Carlos Quintero Arce, partió hoy a la casa del padre. Así lo dimos a conocer hace unas horas vía twitter.

Alrededor de las 21:00 hras de hoy, lunes 15 de febrero, Don Carlos falleció. El pasado sábado, 13 de febrero, había celebrado sus 96 años de edad rodeado de familiares y amigos.

Estaremos informando…

 

@enmarchahillo

 

09Feb/16

Un encuentro histórico que llena de gozo

Por Mtro. Ramón Miranda

El  Papa Francisco y el Patriarca Kirill (Cirilo) de Moscú y de todas las Rusias se encuentran en la Habana, Cuba este 12 de febrero donde el pontífice aterrizó antes de su llegada a México. Es la primera vez en la historia, un encuentro esperado por decenios que significa el deshielo definitivo después del cisma entre las Iglesias de Occidente y de Oriente en el 1054.

El anuncio fue dado simultáneamente en el Vaticano y en Moscú. Entre Francisco y Cirilo habría un coloquio personal en el aeropuerto de la Habana donde el patriarca ortodoxo llegó el 11 de febrero en visita oficial.

Al respecto nuestro arzobispo emérito compartió: He compartido tantas experiencias felices con los Papas: Nací en los últimos días de Benedicto XV, llegué a Roma en los últimos tiempos de su sucesor: Pío XI. Mis estudios teológicos universitarios  y mi ordenación ocurrieron en tiempos de Pío XII en la ciudad de Roma. San Juan XXIII me llamó al episcopado y como obispo asistí a las cuatro sesiones del Concilio Vaticano II iniciado por este Papa, concluido y clausurado por el beato Pablo VI. La muerte repentina de Juan Pablo I no dio tiempo de estar cerca. Con San Juan Pablo II en sus múltiples visitas a México hubo mucha cercanía y también el dolor de su separación.

Benedicto y su pontificado concluido en una renuncia nos hizo sentir de cerca su dolor al experimentar estar rodeado por ‘lobos’.

De esa experiencia el Señor nos lleva de la mano por medio del Papa Francisco en quien encontramos gran consolación, cercanía y ganas de ser joven y vivir más tiempo para ver esperanzas realizadas, acercamientos con los de lejos con los que no se había podido encontrar. Kirill en Cuba… ¡qué gran signo! ¡Qué gozo!

09Feb/16

Eucaristía y oración

Por Mtro. Ramón Miranda Camou

Don Carlos, nuestro arzobispo emérito, es un hombre de disciplina, de hábitos arraigados a través de toda una vida. Debe despertar a una hora determinada y seguir ciertas rutinas iniciales de su jornada.

Le gusta tener el reloj en su muñeca izquierda y ve la hora, luego pregunta. Así ha vivido siempre. Ahora, en su cama de hospital en su recámara, no es la excepción: debe tener su reloj y debe poder consultarlo.

Cuando tuvo la gran crisis de salud, el 13 de julio pasado, estuvo en terapia intensiva  y no pudo celebrar la misa, pero no se despidió del rezo del oficio, siempre acompañado. Casi un mes en hospital. Su reloj tuvo también sus vacaciones, tanto como el escritorio, otro de sus lugares de rutina.

El padre Pedro Moreno desde el pasado diciembre tuvo excelentes ideas para don Carlos: acordó con él una hora fija para su misa diaria, siempre la ha tenido. El acuerdo es celebrar la misa a las 5:00 p.m. En ocasiones se despierta por la tarde y pregunta si ya son las cinco. A veces ve su reloj o el reloj de pared. Cuando andamos preparando la credenza para la misa, los libros, y ornamentos, él pide el ‘propio’ para ver las lecturas o hacer que se las lean. Le preguntamos: ¿quiere celebrar la misa? Siempre responde que sí. En los momentos de más somnolencia débilmente o con alguna seña de asentimiento.

El horario fijo fue una muy buena idea y don Carlos es acompañado frecuentemente por algunos amigos o personas cercanas. También fue idea del padre Pedro que en la celebración usara las insignias episcopales que pudiera y, así, usa su solideo, pectoral y anillo pastoral. Que no olvide que es obispo que haya siempre algo que se lo recuerde y siga siendo forma gregis.

21Ene/16

Compartiendo con ustedes un mensaje

La pasada Navidad de nuestro Obispo emérito

Don Carlos, nuestro arzobispo emérito, con sus 95 años y más de 10 meses a cuestas, celebró la Misa de Navidad del 24 de diciembre a las cinco de la tarde. Lo acompañó el padre Pedro Moreno Valenzuela, como la mayoría de los días lo hace, para facilitar  a don Carlos la celebración de lo que el anciano Obispo ha considerado durante toda su vida el centro de su espiritualidad y ministerio sacerdotal: la santa Misa.

Lo revistieron para la Eucaristía no sólo con su estola, sino también con alba y casulla, le pusieron, además, sus insignias episcopales: solideo y mitra así como su cruz pectoral y anillo pastoral. Sólo faltó el báculo. Revestido para esta solemnidad fue puesto en el trono de su capilla doméstica que había sido llevado a su recámara. Siempre que el padre Pedro Moreno le asiste don Carlos es el celebrante principal y así fue aquella tarde.

En eso llegó un reportero fotógrafo del diario El Expreso que ya había estado esa mañana y le dijeron que regresara por la tarde. Fue recibido cuando don Carlos ya estaba preparado para la celebración. Le tomó varias fotografías, una de las cuales fue escogida por el periódico para encabezar la primera plana de su edición del 25 de diciembre.

Después de la misa y el rezo del Oficio don Carlos se quedó con su enfermero José Ángel. Ambos  hicieron un esfuerzo grande, para dictar don Carlos, para entender el dictado el enfermero, dos pequeños saludos navideños que son éstos que ahora comparto:

“Por el amor que les tengo, les agradezco el obsequio que fue un ejemplo de cariño de Cristo que se encarnó y se hizo hombre para salvarnos a todos”.

Con saludos y cariño les agradezco.
Arzobispo emérito de Hermosillo
                Carlos Quintero Arce

“Agradezco el obsequio que ustedes me han dado para recordar algo del cariño que Dios manifiesta al encarnarse en las purísimas entrañas de la Virgen María para salvarnos a todos”

Éste fue su dictado.

17Nov/15

Celebra don Carlos, su onomástico

04 de noviembre día de san Carlos Borromeo.

Don Carlos, nuestro querido arzobispo emérito, ha gozado siempre del cariño y compañía de don Ulises y muchas otras personas. Algunas de ellas lo acompañan en ocasiones festivas para el nonagenario prelado.

El pasado 4 de noviembre fue una de esas ocasiones y ambos compartieron algo de alegría y, con seguridad, en los días siguientes, durante la sesión de la Conferencia Episcopal Mexicana, algunos obispos le preguntaron sobre el señor Quintero. Podrá mostrar algunas fotos como ésta.

Fue un día de gran alegría porque don Carlos fue llevado a la capilla doméstica en donde compartió la Eucaristía con el padre Martín Moreno y un nutrido grupo de personas que no cupieron en su recámara, donde ordinariamente celebra.

09Nov/15

De Roma vino… viene… vendrá…

Así son los obispos y los arzobispos. Nos han tocado excelentes, hemos tenido la fortuna de conocerlos, de estudiarlos, de estar cerca y darnos cuenta.

Don Juan Navarrete, hombre que quiso ser santo y  que por él aprendiéramos el camino.

Don Carlos, hombre que quiso ser sabio y se dedicó a estar abierto a la sabiduría que la Iglesia enseñaba por sus documentos.

Don Ulises, hombre que quiso mostrar el rostro de la ternura, adelantándose a los tiempos actuales. La ternura, entre hombres rudos. Hablamos de estos tres arzobispos ahora que por sus años cumplidos don Ulises presentó su carta de renuncia al cargo. Ese es su regalo, su recompensa. Le será aceptada y de Roma vendrá…

Hemos visto a don Ulises cerca del Abuelo sabio de casa, pendiente, llevándole golosinas en cada visita, regalos exquisitos para deleitar el buen gusto pero, sobre todo, el regalo constante de su presencia, su afecto, su ternura hacia don Carlos. La muestra está puesta…

21Oct/15

Dos hermanas se confiesan

Por Mtro. Ramón Miranda Camou

Don Carlos, nuestro arzobispo emérito, a quien cariñosamente a sus 95 años y ocho meses llamamos ‘El Abuelo Sabio de casa’, es visitado por algunos amigos. El día 14 de octubre por la tarde, poco antes de las 6:00 pasaron a visitarlo dos hermanas Franciscanas Obreras de Cristo Rey. Entraron a su recámara y en medio del gusto de ese encuentro vespertino don Carlos pidió quedarse sólo con la hermana María Guadalupe Vázquez Ramos; el objeto era celebrar el sacramento de la reconciliación. Ella, emocionada comentó después, frecuentemente le pedía confesión en Catedral y tal vez, al reconocerla, le ofreció confesarla. Y, aceptó la oferta de esa gracia.

La otra hermana, Lucía Valenzuela Villa, también se confesó y ambas dieron gracias a Dios por el fructífero encuentro con gracia sacramental.

Prometieron regresar para acompañarlo en la santa Misa y siguieron su recorrido.

05Oct/15

Visitó Mons. Teodoro Pino a Don Carlos

En estos días del mes de la Biblia y fiestas patrias, de cambio de poderes en el Estado y en los municipios, el señor obispo de Huajuapan de León, Teodoro Enrique Pino Miranda, recordado siempre bien en este En Marcha, visitó Hermosillo junto con una gran comitiva de feligreses de su diócesis. Siempre contento, estuvo en el arzobispado para saludar a don Ulises y, enseguida estuvo con El Abuelo Sabio de Casa, nuestro arzobispo emérito, don Carlos Quintero Arce.

Obra de misericordia visitar a los enfermos, rutina entre amigos que se aman. De aquí fue a su natal Magdalena, pasando por Carbó. Se ven bien ambos. No hay anfitrión ni huésped, ambos lo son uno de otro. Se llevan… en su corazón y frecuentan los lugares amados cuando y como se puede. ¡Larga vida a ambos!

15Sep/15

Biebrich

El Abuelo Sabio de Casa

Por Mtro. Ramón Miranda

Si usted piensa que es el nombre de un pequeño pueblo de Alemania, tiene usted razón. Sin embargo en Sahuaripa y en Sonora, es también el nombre de una familia cuyos ancestros tal vez sean inmigrantes de aquellos lugares lejanos y desconocidos.

De esa familia de ese pueblo… Sonora tuvo un gobernador casi efímero en el cargo, pero perdurable en la memoria: Carlos Armando.

Cuántos recuerdos de aquel tiempo habrá en muchos. Hoy, iniciando el segundo tercio del mes de septiembre del 2015. Anoto como cronista, como testigo de los hechos que apunta también a otros testigos igualmente contemporáneos para que haya dos, al menos, porque unus testes, nullus testes, hoy les daré esta nota:

Carlos Armando visitó a don Carlos el día de ayer, tres días antes de que termine  un gobierno muy cuestionado y de que inicie otro lleno de esperanzas. Así fue en aquel tiempo, así son éstos. Llevaba para el arzobispo emérito, en su lecho de enfermo, el regalo de su presencia y un libro de lectura necesaria.

Desde 1966 hasta 2015 todos los que tuvieron la responsabilidad de gobernar Sonora han estado en algún momento, al menos, cerca de don Carlos.