Archivos de la categoría: Rostros de nuestra Iglesia

07Ago/15

LAS AVENTURAS DE TETÉ… “Sin miedo a ayudar”

Entrevista a Ana Elia Valencia del Asilo de Fátima:

Sin miedo a ayudar
Hay muchas, pero muchas causas por las cuales luchar en nuestra comunidad. Nos vamos a dedicar en esta sección a buscar a esas personas que están trabajando directamente por la sociedad, muchos de ellos de manera voluntaria. Estos héroes de la labor social son aquellos miembros de nuestra asamblea que nos encaminan hacia un mejor futuro más integrado y más sensible. Comenzamos por platicar con Any Valencia quien es directora del Asilo de Fátima, donde cuidan a adultas-mayores. Ella nos cuenta cómo es el desempeño en este trato con adultos mayores y, por supuesto, cómo podemos apoyar a esta importantísima actividad benéfica.

Por Fernando Mósinet

Háblanos un poco de ti, ¿a qué te dedicas?
Ana Elia Valencia Arballo, pero todo mundo me dice Any Valencia. Yo estoy trabajando en el CRIT Sonora. Estoy como subdirectora de voluntariado. Pertenezco a una fundación llamada “sumando acciones”: somos un grupo de amigos que nos dedicamos a ayudar a los demás. Todo esto es muy bonito porque es trabajar con voluntarios y al mismo tiempo con las familias.

 

¿Cuál es su oficio dentro del Asilo de Fátima?
Yo soy directora junto con Ricardo, mi esposo. Lo que prestamos es únicamente servicio. Sí tenemos trabajadores aquí cuidando a las señoras con todas sus necesidades de vestir, comer y todo lo que implique situaciones asistenciales. Cuando el Padre Ramón nos pidió hacernos cargo del asilo, él buscaba personal que en verdad le gustara cuidar gente adulta-mayor que tienen necesidades especiales. Las personas que trabajan aquí han aprendido a cuidar a las señoras.

 

Platíquenos un poco sobre el asilo
El asilo pertenece a Fátima. Tiene ya 13 años en función. Comenzó por la necesidad de apoyar a un pequeño grupo de adultos mayores y se sumaron algunos voluntarios. Pero por cuestiones de trabajo y otras situaciones había momentos en los que nadie podía estar pendiente y cuidar. Entonces se vio la necesidad de contratar personal, es cuando se formaliza como “Casa hogar Esposos Montaño-Terán A.C.”, que es el nombre oficial. Algo muy importante es que dependemos directamente de la Parroquia de Fátima, el padre Ramón Encinas, párroco del templo es quien nos coordina. Ricardo y yo tenemos desde febrero de 2015 trabajando aquí como directores.

Lo más importante es conocer a las señoras, poco a poco a las familias también y aprender todas las cuestiones de seguridad, para que las señoras estén tranquilas y en paz. Actualmente tenemos once señoras en el asilo y lo que buscamos es que sean felices, independientemente de la situación en la que se encuentren: las queremos ayudar a darse gusto.

 

¿Cómo es convivir con las señoras del Asilo de Fátima?
Tenemos señoras desde 75 hasta 96 años. Todas tienen algún cuidado especial. Desde demencia senil e incluso hay otras señoras con cuidados más delicados. No falta el tema del Diabetes y limitaciones físicas como contracturas por posturas casi permanentes. Pero en general están en buenas condiciones. Son señoras que me encantan y con las que se puede crecer mucho. Desde un relato hasta el simple detalle de tomarle la mano y acariciarte sin más. Uno se la pasa muy bien con ellas. Con sólo venir a sentarte enseguida, se siente muy bonito y se le puede ayudar mucho.

 

¿Qué puede hacer una persona que le interese involucrarse con el Asilo Fátima para apoyar?
El reto principal aquí es que no falte nada. Gracias a Dios, recibimos apoyos, pero siempre existe esa preocupación, pues constantemente debemos cubrir necesidades. Nosotros invitamos siempre a las personas externas a que conozcan este asilo y convivan con las señoras, de esta manera, las señoras sienten la presencia de alguien más, por más pequeño que sea este acompañamiento. Si quieren, por ejemplo, jugar lotería, hacer algo de pintura o cualquier actividad es enorme apoyo y la alegría que se aporta para ellas.

Si tienes un cañón, ven y ponles una película de Pedro Infante. A veces la gente se imagina mil cosas cuando escucha “Asilo”, creyendo que tienen que ser expertos en el trato o llevar algo que aporte muchísimo, nosotros queremos quitar esa idea y ayudar a que la gente se acerque sin miedo. No pasa nada.

Si alguien tiene interés en donarnos efectivo para apoyarnos, somos una institución que puede dar deducibles de impuestos. De la misma manera necesitamos apoyo en especie, por lo cual también todo es bienvenido. A fin de cuentas esta es una gran casa. Piensa en lo que puede hacer falta hacer en tu casa y aquí también hace falta.

Si nos quieres ayudar, llámanos al 2 14 67 47 y contacta a Selene Moreno que es nuestra supervisora. Pueden agendar un día para venir y visitar. Si tienes tiempo, si tienes energía, tienes alegría, con eso la haces.

 

Más personas como tú es lo que necesita el mundo…
Muchas gracias. La verdad es que lo hacemos con mucho cariño, te soy muy sincera. Al principio había muchos miedos y temores, no teníamos nada de experiencia en asilos. Pero superamos el reto y nos dimos cuenta que se puede salir adelante del miedo… vale la pena estar con ellas hasta que Dios lo permita.

 

Si te gustó este artículo visita nuestra página: www.lasaventurasdetete.com
para que leas más sobre labor social y muchos otros textos que te pueden interesar.
También si quieres dar a conocer otro movimiento de la Iglesia
que participe en labor social, compártenoslo:
-Facebook, Instagram, Youtube: Las aventuras de Teté
-Twitter, Periscope: @aventurastete
-Correo: lasaventurasdetete@hotmail.com
-Celular: 6622 56 64 94
¡La aventura apenas comienza! 8:o)