Archivos de la categoría: Amor y fertilidad

16Mar/16

La fidelidad

Ser fiel es permanecer en un ‘Sí’ constante

Por Maritza Soto de Salcido

Cuando nos referimos a una persona como fiel, la consideramos confiable porque hace cumplir lo que dice, como ‘una persona de palabra’. Muchos afirman que la fidelidad se encuentra en ‘crisis’, porque ya no se le da valor a conservar las promesas, “las palabras se las lleva el viento” y hasta lo ‘escrito’, se evade.

Pero la fidelidad es posible y se apoya en otras virtudes como la responsabilidad, la fortaleza y la perseverancia. El que es fiel siempre se mantiene en la raya, hasta sus últimas consecuencias. No significa que no tenga errores, fracasos, desánimos ni la tentación de dejarlo todo. Significa que a pesar de ellas, respeta el ‘sí’ que dio por promesa.  Ser fiel es, permanecer en un ‘sí’ constante, no por la euforia de un momento, sino en una lucha perenne, como en el Matrimonio.

La fidelidad es un acto de voluntad. La fidelidad se ejercita en lo pequeño y cotidiano y se pone a prueba en las grandes crisis. La fidelidad da como frutos, la autenticidad, la integridad, la verdad… y cuando ésta se realiza con la pura intención del amor, genera también paz.

Cuando uno decide casarse, lo hace motivado por la voluntad. Nadie puede asegurar un camino sin dificultades y sin la tentación de ‘romper tus promesas’. Uno se arriesga por amor, y sólo por el amor se puede perseverar y determinar seguir queriendo la promesa del pasado: estar unido a esta persona, el resto de ‘mi vida’.

Permanecer fieles aun cuando no nos comprendamos y nos sintamos heridos, en la enfermedades más penosas y dolorosas, en la pobreza, con hijos o sin hijos, viejos o feos, es difícil. De hecho es imposible por fuerza humana, sólo Dios lo hace posible por su ‘gracia’.

Dios es amor y provee, en el momento del Matrimonio, todas las capacidades que una persona necesita para permanecer fiel hasta el último momento de su vida.

Por lo mismo, para los esposos casados por la Iglesia, no debe de existir nunca la duda de haberse equivocado al elegir. Esto no significa que el camino se facilitará, más bien significa que entre los dos tendrán que hacer su mejor esfuerzo, confiando que Dios les ha dado la capacidad  para ello.

maritzasoto_@hotmail.com

Centro de Amor y Fertilidad de Hermosillo

Paternidad Responsable un programa de Familia Unida

 

08Mar/16

Arca de la Alianza

Congruencia entre forma y función

Por Maritza Soto de Salcido

De profesión  soy arquitecta, y me encanta descubrir espacios que muestran una perfecta relación entre su uso y significado, especialmente los dedicados a la oración.

Hace tiempo leía de un palco desde donde se había dispuesto que el Papa oficiara misa a las familias.  El palco con forma de dos manos, con una protegía y acogía la fuente de la vida eterna, es decir, el altar como punto de encuentro humano-divino en Cristo; mientras con la otra, en forma de tejado, simbolizaba la acción y presencia del Espíritu de Dios en la Iglesia.

Esta analogía me hizo recordar una de las jaculatorias que tradicionalmente rezamos después del rosario mariano: “Arca de la Alianza”. Esta frase enaltece la divinidad de Jesús, dentro de la humanidad de María, semejándola a aquella Arca de la Alianza, en donde se guardaron los Mandamientos que Dios dio a Moisés.

María, como primer sagrario viviente, resguarda durante nueve meses a  Nuestro Señor Jesucristo, en la etapa más frágil de cualquier ser humano: un embrión y posteriormente, feto en gestación. Uno no acaba de sorprenderse cómo Dios se rebajó en tan frágil ‘recipiente’, sólo por amor.

Si volvemos a la descripción que les hacia sobre el espacio para la celebración Eucarística, encuentro que el embrión, es la fuente de vida eterna, como el Altar, pues es Jesucristo mismo hecho bebé; y el tejado que protege en forma de mano, el mismo vientre de María. De tal forma, que el cuerpo humano esta dispuesto para ser ‘templo vivo’ dedicado a la oración, pues es capaz de acoger a Dios en cada bebé que viene al mundo durante la maternidad… ¡Vaya privilegio de la mujer!

Las manifestaciones marianas, nos recuerdan la maravilla del misterio de la Encarnación y particularmente los dogmas como: dogma de la Inmaculada Concepción, Maternidad Divina, la Virginidad Perpetua y la Asunción a los cielos, siguen alimentado nuestro corazón a través de la fe.

María como “Arca de la Alianza”, nos recuerda la capacidad que cada uno de nosotros tenemos al portar a Jesucristo cada vez que comulgamos, hecho Eucaristía, sólo por amor;  haciendo realidad aquello que San Pablo recuerda: “que no sabéis que sois templo de Dios y que el Espíritu de Dios mora en vosotros” (1 Cor 3, 16-17).

Así pues, todos los hombres, ya sean varones, niños o mujeres que no ejercen la maternidad, somos capaces de ser el  ‘cofre’ que resguarda la ‘fuente de vida Eterna’, no sólo por nueve meses… sino “todos los días, hasta el fin del mundo”, tal cual lo ha prometido  (Mateo 28,20).

La verdadera belleza de los espacios surge cuando muestran una perfecta relación entre su uso y significado… pues esto los hace auténticos. Ya sea delante de un Sagrario solemne y digno, donde se propicie el dialogo con Dios, como en la pureza de un corazón dispuesto a recibir Cristo para renovar su compromiso interior.

 

maritzasoto_@hotmail.com

Centro de Amor y Fertilidad de Hermosillo

Paternidad Responsable un programa de Familia Unida

 

24Feb/16

Criar hijos

Por Maritza Soto de Salcido

Cuando mi abuela se refería a criar, hablaba del tiempo que les daba pecho a sus hijos.

El otro día me preguntó mi marido qué sentía al amamantar. Bueno, reflexioné, se necesita estar en paz para disfrutar el momento, y cuando esto ocurre, es como un pequeño suspiro que nace dentro de ti y te inunda con alegría y ternura al observar a tu bebé mamar.

Por mucho, es una gran satisfacción poder saciar el hambre de tu hijo, casi de manera “misteriosa”. Aunque hay algunas mamás que desafortunadamente durante la lactancia,  sufrieron dificultades en su economía, familia o enfermedades, que les impidieron disfrutar este tiempo.

Los especialistas promueven dar leche materna por ser un alimento económico y con alta calidad nutricional, además se sabe que  con ello se fortifican los lazos entre madre-hijo, cuestión que favorece el desarrollo de la personalidad del niño.

En su carta dirigida a la Mujer en 1995, San Juan Pablo II exhorta a los gobiernos a reconsideran los beneficios laborales otorgados a las madres, sobre todo en la flexibilidad de horarios para amamantar y ofrecer guarderías cercanas a su lugar de trabajo.

Con respecto a esto, me sorprendió enterarme que en Canadá, el gobierno otorga a la mujer una manutención post parto hasta por un año y medio, además de una compensación laborar al padre por 6 meses, para que pueda auxiliar a su mujer durante los primeros meses de vida del bebé.

Dignificar la maternidad es labor de todos. Con ello, se cultiva una sociedad de núcleos familiares más estables. No es un error apostar al bienestar de la madre, pues con ello, se benefician los hijos y por consecuencia, todos los demás.

El criar hijos, no  sólo se limita a la alimentación, si no que es una labor aún más plena y profunda.

maritzasoto_@hotmail.com

Centro de Amor y Fertilidad de Hermosillo

Paternidad Responsable un programa de Familia Unida

11Feb/16

La aventura de los 9 meses

Germina y crece, sin saber cómo…

Por Maritza Soto de Salcido

Durante la gestación de un bebé, el cuerpo humano trabaja como mecanismo bien sincronizado. En un principio, si todo se desarrolla bien y de manera sana, la mujer no sentirá cambio en su cuerpo, no obstante, su interior estará en constante evolución.

Los actuales profesionales de la salud, apoyados en tecnología de punta, han sido capaces de documentar, paso a paso, la formación del bebé; y han descubierto que la mayoría procesos más delicados, ocurren incluso sin que la madre conozca de su embarazo.

En las Escrituras, se narra algo semejante cuando Jesús explica a sus discípulos que “El Reino de Dios se parece a lo que sucede cuando un hombre siembra la semilla en la tierra: que pasan las noches y los días, y sin que él sepa cómo, la semilla germina y crece; y la tierra, por sí sola, va produciendo el fruto: primero los tallos, luego las espigas y después los granos en las espigas. Y cuando ya están maduros los granos, el hombre echa mano de la hoz, pues ha llegado el tiempo de la cosecha” (Marcos 4, 26-34).
Así pienso que es el embarazo en una mujer… Un momento milagroso en el que durante nueve meses, sin saber ella ni cómo sucede, se va formando un bebé dentro de su vientre de manera perfecta… hasta ir dando forma a ese ser humano que vive desde el momento mismo de la concepción y  llegar a la cosecha, en el día de su nacimiento.

Este Reino de Dios que crece, poco a poco y sin darnos cuenta, tiene un proceso tan perfecto que no es posible dejar de sorprenderse, cómo es que en tantos años de humanidad, siempre se haya repetido exitosamente. Notemos que la gestación sucede, sin que la mujer tenga oportunidad de retrasar o acelerar alguna etapa… cuestión que definitivamente reconforta, ya que si dependiera de nuestras capacidades para elaborarla, podría dar como resultado algún error, por descuido, ignorancia o incapacidad.

Esta parábola invita a serenidad y a la confianza. Porque es Dios mismo quien obra, no importa si es de noche o de día, si la madre está cansada o en actividad, alegre o triste, si padece dificultades o no, si se encuentra sola o acompañada… Dios lo hace de manera perfecta siempre, en cada detalle.

El hecho de que seamos distintos unos de otros, es un halago a la capacidad creativa e inagotable de Dios… ¿Cómo no es de admirarse que partiendo del mismo padre y madre, o más aun, de las mismas células, con la misma cantidad y calidad genética, en el mismo tiempo concebidas, dos gemelos idénticos, sean distintos uno del otro aun por pequeñas diferencia físicas pero con grandes diferencias en personalidad, talentos, misiones en esta vida… y por tanto, auténticos en sí mismos? Cada persona, ya dentro el vientre de su madre, tiene todas las capacidades necesarias para ser el mejor en vida.

Por ello, estamos llamados a hacer conciencia y maravillarnos de este gran milagro. Sorprendernos de la grandeza y belleza de los procesos biológicos, es iniciar a reconocer en todo momento la mano de un Dios providente, que acompaña, supervisa y conoce a profundidad lo que necesito, pues cuenta incluso, el “número de nuestros cabellos”, ya desde el vientre de nuestra madre.

maritzasoto_@hotmail.com
Centro de Amor y Fertilidad de Hermosillo
Paternidad Responsable un programa de Familia Unida

02Feb/16

El matrimonio no es para ti

Después de haber estado casado solamente por un año y medio, he llegado a la conclusión de que el matrimonio no es para mí. Antes de empezar a hacer suposiciones o pasar juicio a este artículo, sigue leyendo.

Por Seth Adam Smith

Conocí a mi esposa en la escuela secundaria cuando teníamos 15 años. Fuimos amigos durante diez años, hasta que decidimos que ya no queríamos ser sólo amigos. Recomiendo ampliamente que los mejores amigos se enamoren. Vendrán muchos buenos ratos de una relación así.

Sin embargo, enamorarme de mi mejor amiga no impidió que tuviera ciertos temores y ansiedades sobre el matrimonio. Entre más se acercaba el momento de decidir si nos deberíamos casar, más me llenaba de un miedo paralizante. ¿Estaba preparado? ¿Estaba tomando la decisión correcta? ¿Era Kim la persona más adecuada para tomar como esposa? ¿Podría ella hacerme feliz?

Entonces, en una noche que cambió mi destino, le conté estos pensamientos y preocupaciones a mi papá. Cada uno de nosotros tenemos momentos en nuestras vidas en que sentimos como si el tiempo se detuviera y todo a nuestro alrededor se acomodara perfectamente para marcar ese suceso especial que nunca olvidaremos.

Cuando mi padre respondió a mis inquietudes, fue uno de esos momentos para mí. Con una sonrisa en su rostro, dijo: “Seth, estás siendo totalmente egoísta. Así que voy a hacer esto realmente simple: el matrimonio no es para ti. No te casas para que te hagan feliz, te casas para hacer feliz a alguien más. Más que eso, tu matrimonio no es para ti, te casas para beneficiar a tu familia. No hablo de los suegros y familiares, sino de tus futuros hijos. ¿A quién quieres a tu lado para que te ayude a criarlos? ¿Quién quieres que sea una influencia diaria en ellos? El matrimonio no es para ti. No se trata de ti. Se trata de la persona con quien te casas.”

Fue en ese momento en el que supe que Kim era la persona con quien quería casarme. Me di cuenta de que quería hacerla feliz a ella, ver su sonrisa cada día, y hacerla reír todos los días. Yo quería ser parte de su familia, y mi familia quería que ella fuera parte de la nuestra. Y al recordar todas las veces que la había visto jugar con mis sobrinas, supe que ella era la persona con quien quería construir nuestra propia familia.

El consejo de mi padre era a la vez sorprendente y revelador. Iba en contra de la actual “filosofía de Wal-Mart”, que es: “si no te hace feliz, puedes regresarlo y llevarte otro nuevo”. La realidad no es así, un matrimonio verdadero (y el amor verdadero) no se trata de ti. Se trata de la persona que amas: sus deseos, sus necesidades, sus esperanzas y sus sueños. El Egoísmo siempre exige: “¿Qué gano yo?” Mientras que el Amor dice: “¿Qué más puedo dar?”

Hace algún tiempo, mi esposa me mostró lo que significa amar desinteresadamente. Durante muchos meses, mi corazón se había endurecido con una mezcla de miedo y resentimiento. Cuando la presión había aumentado a un punto en donde ninguno de los dos podía soportarlo más, las emociones estallaron. Tristemente fui insensible y egoísta con ella.

Pero en lugar de responder con más egoísmo, Kim hizo algo más que maravilloso, ella demostró un acto humilde de amor puro. Dejando de lado todo el dolor y sufrimiento que yo le había causado, amorosamente me tomó entre sus brazos y reconfortó mi alma.

Me di cuenta de que me había olvidado del consejo de mi padre. Mientras que el objetivo de Kim en el matrimonio había sido darme amor, mi contribución había sido solo pensar en mí. El darme cuenta de lo terrible que fui, me hizo llorar, y en ese momento le prometí a mi esposa que iba a tratar de ser mejor.

Para todos los que están leyendo este artículo ya seas —casado, comprometido, soltero, o incluso si has jurado nunca casarte— Quiero que sepas que el matrimonio no es para ti. Ninguna relación verdadera basada en amor se trata ti. El amor siempre se trata de la persona que amas.

Y, paradójicamente, entre más amas a esa persona, más es el amor que recibes. Y no solo de tu pareja, sino también de sus amigos, su familia y las miles de personas que nunca hubieras conocido si el amor que puedes brindar hubiera permanecido centrado solo en ti mismo.

En verdad, el amor en el matrimonio no es para ti. Es para otros.

 

Nota del editor: Este escrito de Seth Adam Smith
fue publicado originalmente en su blog SethAdamSmith.com.
Se publica aquí con permiso del autor.
Traducido y adaptado al español por Miriam Aguirre.

 

Recopilado por Maritza Soto
Comentarios a: maritzasoto_@hotmail.com
Centro de Amor y Fertilidad de Hermosillo
Paternidad Responsable un programa de Familia Unida

 

 

21Ene/16

Ya no soy la Misma

 La Píldora Puede Alterar el Cerebro Femenino
Un estudio publicado por la revista médica Brain Research reveló que el uso de píldoras anticonceptivas puede alterar el cerebro de las mujeres y causar cambios conductuales notorios.

Según la columnista Mara Hvistendahl de Popular Science, el estudio da evidencias que muchas mujeres se quejan de “no sentirse las mismas personas” tras empezar a consumir píldoras anticonceptivas.

Es algo que las mujeres y sus parejas saben por intuición: ‘la píldora puede alterar el cerebro femenino, haciendo que una mujer actúe como una persona distinta’.

“Las compañías farmacéuticas continuamente lanzan anticonceptivos que contienen dosis más bajas de hormonas y que implica menos efectos secundarios. Pero las mujeres que han recibido hormonas pueden señalar los efectos que han sufrido: cambios de humor, depresión, disminución de la libido (…). Pero aunque no lo crean, todavía sabemos muy poco sobre las consecuencias en el cerebro de una mujer que consume hormonas todos los días”, agrega la autora.

El estudio en cuestión comparó los cerebros de las mujeres que toman píldoras anticonceptivas con cerebros de otras mujeres y hombres. Las consumidoras de hormonas presentaron más materia en algunas áreas del cerebro, incluyendo la corteza prefrontal, asociada con actividades cognitivas como la toma de decisiones.

“El hecho de que una región del cerebro se vuelva más grande no significa que una mujer que consume hormonas sea más inteligente o eficaz. También existe la posibilidad de que su cerebro se vaya fuera de control”, agrega Hvistendahl.

http://www.aciprensa.com

 

Recopilado por Maritza Soto
Comentarios a: maritzasoto_@hotmail.com
Centro de Amor y Fertilidad de Hermosillo
Paternidad Responsable un programa de Familia Unida

 

 

12Ene/16

Respeto a la vida según las religiones del mundo

¿Norma moral o principio de estabilidad social?

            Por Maritza Soto de Salcido

¿Sabía usted que TODAS las religiones del mundo promueve la vida y la procreación? Más aún, ninguna recomienda el uso de anticonceptivos ni el aborto… Este dato interesante nos invita a reflexionar si el respeto a la vida va más allá de una norma moralista o de tradición costumbrista.

A través de los censos, podemos clasificar las religiones según su número de seguidores. Por eso podemos afirmar que las 4 religiones con más seguidores en el mundo son: musulmanes, hindús, judíos y cristianos, entendiendo como cristianos, propiamente a los católicos.

Aunque el hindú se distingue de las otras tres, por no tener un dios que es persona, coincide con el musulmán y el judío, en considerar la vida como sagrada. Tener muchos hijos es una obligación moral, pues cada uno representa la capacidad de trascender en este mundo y acrecentar la cantidad de fieles. Para ellos, una familia numerosa es símbolo de prosperidad y bendición. Estos principios no siempre bien entendidos por otros, han causado ciertas reacciones; por ejemplo, históricamente conocemos que el crecimiento poblacional de judíos en Europa, significó un riesgo para las políticas alemanas en tiempos de la Segunda Guerra Mundial;  actualmente, otros suponen algo parecido con los musulmanes europeos, pues calculan que a finales de este siglo, serán mayoría, dada la tendencia europea a la no proliferación y la musulmana de lo contrario. En la India, el intento de implementar el uso de medios para el control natal, financiado por países del ‘primer mundo’, fracasó debido a que la idiosincrasia de esta nación, no considera a los hijos como carga, sino como un don.

Creo que la belleza de estas enseñanzas radica en reconocer que cada ser humano se gana su derecho a nacer, por que en potencia, es capaz de influir positivamente su entorno.

La Iglesia Católica no difiere en las enseñanzas anteriores, de hecho, refuerza la misma idea con un sentido más pleno de amor a la vida, porque ‘Dios es amor’.  Cada pareja, valorando su capacidad de amar y por tanto de darse a los demás, tiene la libertad de escoger cuantos hijos y cuando desea tenerlos, sin lastimar a su propia salud ni la de los hijos que dejan de nacer. Así pues, con inteligencia y voluntad, la pareja puede utilizar los tiempos fértiles para procrear o abstenerse de ellos para planificar la familia. Con ello, se estimula a la fidelidad, pues el esposo se reserva sólo para mujer, e igual ella para su marido. Dichas actitudes, fomentan virtudes que dan solidez al matrimonio como lo son: la aceptación mutua, comunicación, responsabilidad compartida, sacrificio, creatividad, comprensión y otras más, que ayudan a la pareja a permanecer unidos toda una vida, dando lo mejor de sí para su cónyuge, hijos, familia, y por consecuencia, formando hogares más integrados y fortaleciendo el bienestar social.

Sería interesante que retomáramos el principio de la defensa a la vida como lo hacen el resto de las religiones en el mundo, pues aunque educan con argumentos diferentes, buscan como resultado estructuras sociales más estables, pues sacan lo mejor de cada persona. No por casualidad, los nuevos líderes sociales afirman que los verdaderos cambios vendrán por auténticos movimientos ciudadanos que busquen hacer mejor las cosas.

maritzasoto_@hotmail.com

Centro de Amor y Fertilidad de Hermosillo

Paternidad Responsable un programa de Familia Unida

04Ene/16

Los propósitos de Año Nuevo

Que mejorar su dinámica de pareja no se quede en buenos deseos

Por Maritza Soto de Salcido

 

Año Nuevo, tiempo de retomar propósitos y de hacer cambios. Para muchos, es el momento de reflexionar sobre lo que han hecho, cómo lo han realizado y lo que les ha faltado por hacer. A veces el balance da buenos resultados, pero también ayuda a descubrir aquellas áreas de oportunidad en las que necesitamos crecer y perfeccionar.

Quizá sabemos en qué podemos mejorar  y cómo hacerlo, pero en otras ocasiones ni siquiera entendemos cómo empezar. Para estos casos, ayuda dedicar un tiempo en recordar nuestro ideal y reubicar el rumbo. Tal vez se necesita bajar de peso, hacer ejercicio,  limpiar aquellas cosas amontonadas que ya no usamos y que podríamos regalar, aprender un idioma, volver a los estudios, buscar un nuevo trabajo, provocar un encuentro con aquel a quien necesito pedir disculpas… Pero sin lugar a dudas, el cuidado del matrimonio y toda aquella ayuda que fortalezca la relación en pareja, se debe catalogar como de carácter ‘prioritario y urgente’, porque no sólo contribuirá en mejorar la dinámica en pareja, sino que además tendrá beneficios para toda la familia.

Por eso, aprender un método natural para planificar la familia puede ser una redituable inversión, ya que además de aprender a cuidar la salud reproductiva y entender las manifestaciones del cuerpo en cuanto a la fertilidad, fortalece las cualidades que dan solidez al matrimonio por el solo hecho de que la pareja requiere estar en constante comunicación y tomar acuerdos en cuanto a los días que deciden tener o no relaciones, según sus tiempos fértiles e infértiles.

Si usted tiene interés en fomentar un diálogo más profundo, vivir una vida con responsabilidad compartida, cambiar la rutina y crecer en la autenticidad de cara a Dios, tomar un Curso de Amor y Fertilidad es una excelente opción, no le quede la menor duda.

Para muchos matrimonios, optar por una planificación natural les ha cambiado la vida de forma muy positiva. De hecho, las estadísticas en Estados Unidos demuestran una tasa de divorcio menor al 1.2 por ciento al utilizar un método natural. Sí, leyó usted bien, me refiero a casi una pareja de cada cien… o si lo quiere ver al revés, 99 parejas de100, logran sobrellevar mejor su relación matrimonial al utilizar un método natural para planificar su familia.

¿No le parece una atractiva propuesta para su lista de propósitos en este Nuevo Año?  Que mejorar su dinámica de pareja no se quede en buenos deseos.  ¡Infórmese para elegir mejor!

 

maritzasoto_@hotmail.com
Centro de Amor y Fertilidad de Hermosillo
Paternidad Responsable un programa de Familia Unida

 

15Dic/15

Mentalidad anticonceptiva

¿Por qué tan pocos matrimonios católicos utilizamos métodos naturales?

Por Maritza S. de Salcido

Existe un buen número de matrimonios católicos que conocen las recomendaciones de la Iglesia sobre el uso de métodos naturales e incluso están de acuerdo con ellas, y a pesar de todo, toman la decisión de actuar en contra de su propia convicción y conciencia. ¿Por qué ocurre esto? Ahora se dice que el 80% de los católicos practican alguna forma de anticoncepción y que el 30% de los católicos se han esterilizado.  Sólo el 4% de los católicos usan métodos naturales de planificación familiar.

La teoría de la Dra. Janet Smith es que la causa de la caída en la obediencia al magisterio de la Iglesia en este mandato (del 66 hasta el 4%), es la difusión masiva de los anticonceptivos y las consecuencias de una mentalidad anticonceptiva creada en la sociedad por la misma propaganda.

Muchos recordarán aquel slogan publicitario “La familia pequeña vive mejor” que a principios de los ochentas se volvió tan popular en la televisión y la radio. Todo esto como principio de una campaña masiva en contra del crecimiento de la natalidad en México.

Sucesivamente la promoción de métodos anticonceptivos y su facilidad para adquirirlos incluso gratuitamente en los centros de salud, familiarizaron la idea de evitar los embarazos a toda costa, pero no así la continencia sexual antes del matrimonio. Ahora fácilmente se escucha el consejo de “No seas tonto(a), para que no salgas con un embarazo, mejor usa el condón o la pastilla”. Poco a poco, nos hemos convencido de que la fertilidad es una carga, un problema del cual hay que deshacernos, siendo que es un don y un privilegio.

Estadísticamente se sabe de un aumento significativo en el índice de infidelidad como causal de divorcio. Algunos estudiosos del tema aseguran que el uso de algún método artificial dentro del matrimonio, con el objeto de “no caer en las consecuencias”, es el origen del engaño, porque al no disciplinar ni controlar el impulso sexual se puede caer más fácil en la tentación.

Lo más curioso es que a pesar de tantos hechos contundentes sobre las consecuencias físicas y emocionales, continuemos pensando que el único medio de planificar la familia es un método anticonceptivo: a pesar de nuestro bienestar matrimonial, a pesar de nuestra salud, a pesar de nuestra convicción religiosa… incluso a pesar de nuestra infelicidad aquí en la tierra y aún ya en el cielo, de nuestra propia salvación.

Las recomendaciones de nuestra Madre la Iglesia, no son sólo consejos obsoletos y pasados de moda, son realidades de vida, llenos de verdad, que nunca cambiaran. ¿No prefieres conocer sobre métodos naturales, que no arriesgan tu vida ni la tierra ni en el cielo, y que son (a pesar de todos los desprestigios), altamente efectivos, algunos hasta el 99%?

maritzasoto_@hotmail.com

Centro de Amor y Fertilidad de Hermosillo

Paternidad Responsable un programa de Familia Unida

 

07Dic/15

Lo que se daba por descontado

Fin a la política de “hijo único”

Por Max Silva Abbott | max.silva@uss.cl

Después de más de 35 años de represión brutal, el gobierno chino ha puesto fin a la política del hijo único impuesta en 1979. Contemplada inicialmente como medida para frenar su crecimiento demográfico, haciendo eco de las catastrofistas y falaces teorías neomaltusianas de la época –que no obstante, aún siguen embaucando a algunos–, a la vuelta de 35 años ha sido responsable de un notable envejecimiento de la población, al punto que hoy los jóvenes comienzan a hacerse escasos para mantener a los viejos. Esta es la razón por la cual ahora se permitirá tener dos hijos.

Se estima que gracias a esta medida totalitaria han dejado de existir unos 400 millones de niños, fruto de esterilizaciones impuestas, abortos forzados e infanticidios, situación que ha afectado mayormente a mujeres, lo cual ha ocasionado además, un desequilibrio entre sexos, situación que plantea varias incógnitas para las próximas décadas.

Esta lamentable y cruel experiencia muestra hasta qué punto el ser humano puede alterar un dato que se da por descontado en las sociedades: que se contará con generaciones de reemplazo para mantener primero y sustituir después a aquellos que han pasado a retiro por su edad. De este modo, políticas como la mencionada pueden tener nefastas consecuencias para la preservación de la población, indispensable para cualquier sociedad, pues aunque sea de Perogrullo, ellas están formadas por personas, las que deben ser engendradas y educadas por las generaciones actuales. Así, viendo que su base poblacional ha comenzado a deteriorarse –lo cual incide, entre otras cosas, en su peso internacional–, el gigante asiático ha cambiado su política de nacimientos, aunque ella siga siendo totalitaria.

Lo anterior quiere decir que el futuro de los países no está garantizado, pues como se ha dicho, se requieren generaciones de recambio. Es por eso que el siglo XXI será testigo de grandes cambios en los equilibrios geopolíticos en el mundo, ya que el factor humano, cuya existencia se daba por descontada, hoy se encuentra en entredicho al menos en la mitad de los países del Globo.

Lo anterior está afectando también a Europa, Japón, Rusia y varios otros países hoy poderosos (y a otros pequeños como el nuestro), aunque en este caso no se deba por regla general a una represión brutal impuesta desde arriba, sino sobre todo al cambio de valores y prioridades de sus habitantes, si bien también es cierto reconocer que ello ha sido estimulado por sus gobiernos. Mas por lo mismo, al tratarse de una realidad consentida, resulta más difícil cambiar de rumbo, lo cual puede ser hasta más peligroso para su futuro.

maritzasoto_@hotmail.com
Centro de Amor y Fertilidad de Hermosillo
Paternidad Responsable un programa de Familia Unida