Archivos de la categoría: Compartiendo la fe

16Mar/16

El perdón y el arrepentimiento

Vete pero no vuelvas a pecar…

Por Don Goyo*

¡Quiubo! Vieran qué gusto me da saludarlos. Ya andamos mas pa’ allá que pa’cá de la Semana Mayor y aun podemos aprovechar este tiempo y ponernos las pilas para vivir un momento de recogimiento. Como creyentes debemos estar prestos para los acontecimientos de estos diyas.

En este tiempo cuaresmal, tiempo de conversión, es importante projundizar en el tema del perdón, del arrepentimiento, estamos llamados al cambio para bien, a ‘volver’ los ojos a Dios, volver como el Hijo Pródigo, ¿recuerdan la Misa del domingo?… Bueno pues hoy quiero reflexionar en un pasaje del evangelio de varios diyas atrás…sobre la mujer que pecó, donde Jesús fue el único que no la juzgó… pues aquí les va algo que quizás nos pueda servir pa’ nuestras vidas.

En este Año de la Misericordia hay que valorar el amor misericordioso que nos tiene mi Tatita Dios. Hay que pedirle muncho que nos conceda las fuerzas para no caer en las tentaciones y la humildad para saber reconocernos pecadores. Saber vivir el perdón y el arrepentimiento.

¡Qué distintos son los pensamientos de Dios a los nuestros! El pasaje del evangelio que nos presenta a Jesús, a la mujer adúltera y a los fariseos, nos ayuda a descubrir el rostro amoroso y misericordioso de Jesús, ¿a poco no?

A los escribas y fariseos, que eran considerados los grandes sabios, maestros y doctores de la ley, no les gustaba ver que la gente seguía y escuchaba a otro Maestro. Verán que egoístas… Jesús va cumpliendo su obra salvadora y la gente lo escuchaba, porque sabían que todo lo que enseñaba era bueno y, además, predicaba con su ejemplo. Los escribas y fariseos, con el corazón lleno de maldad, recalaron con Jesús para llevarle a la mujer adúltera. Se acercaron al Él, no porque buscaran saber de a buenas cómo pensaba sino más bien para tentarlo. Como decimos aquí en el rancho “para picarle la cresta”.

¿Aplicará la ley? ¿Será justo? ¿Será compasivo? ¿Qué ira hacer? Es lo que pensaban estos amigos. Cualquier respuesta, la agarrarían de pretexto para acusarlo. Pero no contaban con que la Persona que estaba frente a ellos no sólo era verdadero Hombre sino el meritito Dios.

Todos nos damos cuenta de nuestra debilidad y muy facilito caemos en el pecado sin pedirle permiso a Dios. Jesús nos hace ver que sólo Él puede juzgar los corazones, y aun así su trato es tierno pero firme: “El que esté libre de pecado que lance la primera piedra”. Por eso, los que querían apedrear a la mujer adúltera se fueron retirando, uno a uno, muy espichaditos, dándose cuenta de que todos mereceríamos el mismo castigo si Dios fuera pura justicia. La respuesta que da a los fariseos nos enseña que Dios aborrece el pecado pero ama hasta el extremo a cada ser humano pecador, porque todos semos pecadores. Así es como Dios es justo y misericordioso.

            Munchas veces, nos da vergüenza o mortificación el ir a confesar nuestros pecados al señor cura, porque desde chiquitos traemos la ideya en la cabeza de que nos va a regañar o juzgar. Pero, no es así. Al contrario, cada que nos arrimamos a confesarnos, Jesús nos perdona nuestros faltas en la persona del sacerdote, ¿a que ni saben por qué? Porque nos quiere muncho y siempre se llena de gozo con nuestro arrepentimiento, es decir, cuando nos duele deveritas haber ofendido a Dios o lastimado a nuestro prójimo y deseamos de corazón enmendar nuestras fallas… ¡su misericordia es grande! Siempre está dispuesto al perdón y su alegría es grande al vernos volver a la hermandad con Él.

Al final de este pasaje, vemos como Jesús perdona los pecados de esta mujer y a la vez la convida a la conversión de vida, al cambio. Para esto ha venido el Hijo de mi Tata Dios al mundo, para perdonarnos de nuestros pecados y mostrarnos una Vida nueva.

Ahí tienen entonces que la Cuaresma nos ofrecen oportunidades para tener en cuenta las enseñanzas de Jesús y hacerlas vida. Los padres, cuando hay que hacerlo, deben corregir a sus hijos. En esos momentos sepamos corregir lo que está mal y al mismo tiempo dejar la puerta abierta al amor, al perdón, a la reconciliación… Algo así sucede en este tiempo cuaresmal. Cuando hay que corregir por algo que está mal, hay que hacerlo. No hay que ser alcahuetas. Los chamacos no se corrigen a huarachazos, mejor explícales cómo está el camino y como tiene que caminar de buena manera.

Jesús en aquel entonces, no regañó ni le puso una pela a la porecita muchacha, sino más bien, la perdonó y la convidó a no volver hacer el mal.

Que nuestro propósito sea aprender a perdonar las molestias que me puedan causar los defectos del prójimo y saber siempre recibir a todos con brazos de harto amor y felicidad. Que así sea. ¡Saludes!

 

Rancho Los Pitahayones

* Seminarista Ricardo Noriega

 

Si tiene alguna historia cómica o anécdota sonorense

que quiera publicar,  me la puede compartir: RNV20@hotmail.com

o en facebook: Ricardo Noriega Valenzuela

20Feb/16

La Transfiguración del Señor

Por Don Goyo*

¡Quiubo! ¿Qué hay? ¿Cómo los trataron las heladas que diyas atrás nos mandó mi Tatita Dios? Espero que a todo dar, ¿no?

Pues yo, ando todavilla dando guerra por Rayón, Sonora, que por cierto ¡Qué friazo se dejó cair por acá!.. Nada más bonito que ver los cerrones, el ganado gordo y las milpas contentas.

Bueno, ahora que estamos en el Año de la Misericordia dentro de la Cuaresma, un servidor quiere hablarles tantito sobre la Transfiguración del Señor. Espero les guste, ¿entén?

Resulta… que en aquel tiempo iba Jesús con Pedro, Santiago y Juan a un monte llamado Tabor. Ni me la van a creyer ¿a que ni saben qué? Pos ni más ni menos que se transfiguró Jesús frente a ellos. Con decirles que los vestidos que traiba se iluminaron  blancos, resplandecientes como la nieve o “como la lechi bronca” que da la vaca wera de mi compadre Casimiro Buenavista. Pos entre la blancura y todo ¿a que no saben que sucedió? Se les apareció Elías y Moisés y se pusieron a conversar con Jesús.

Entonces Pedro, ¿ya ven como era? Lueguito le dijo a Jesús: maestro, ¿estarilla güeno hacer 3 chozas? Una pa’ ti, otras pa’ Moisés y pa’ Elias.

Con el miedo que traiban, ni sabían responder. De pronto se formó una nube y una voz del cielo decía: “Éste es mi Hijo amado, escúchenlo”. Y así de golpe se desapareció todito, quedando ellos solitos. Entonces Jesús les pidió que no dijeran naditita hasta que el Hijo del hombre resucitara entre los muertos.

De manera que este mes de febrero celebramos un momento especial en la vida de Jesús. Momento güeno y especial también pa’ estos tres apóstoles porque ahí Jesús les mostró un poquito de la gloria que nos espera en el cielo.

Como les comenté, el cerro donde se transfiguró Jesús jue el monte Tabor que está en Galilea (pasando el charco) a 558 metros del nivel del mar. Y, este acontecimiento sucedió un año antes de la muerte del Señor.

 

¿Qué nos enseña este acontecimiento?

Nos enseña a seguir adelante aquí en la tierra aunque tengamos que sufrir, con la esperanza de la resurrección y el cielo prometido y que vale la pena el sufrimiento, vivir esta vida como mi Tatita Dios manda, pa’ alcanzar esta alegría.

También nos ayuda a entender que el sufrimiento, cuando se ofrece a Dios, se convierte en sacrificio agradable al Señor y pa’ la salvación de nuestras almas. Jesús pagó con su sangre, a muy alto precio, nuestra salvación. Pero de nosotros, de nuestra voluntad de amar y convertirnos al Señor depende el ganarnos el cielo y en eso hay que chambear todos los diyas.

Para eso, tenemos que amarnos los unos a los otros como Jesús nos ama, ¿no?

Así como Jesús es la luz, y se transfigura para dejarnos echar una ojeada al Cielo, pos así nosotros tenemos que estar iluminados para poder mostrar a otros esta Buena Nueva. Dejémonos de cosas y busquemos ser luz, ser esperanza, ser mejores personas, capaces de contagiar al prójimo con esta alegría. Que la Luz de mi Tatita Dios nos llene y nos haga sentir sus hijos muy amados. Pero pa’ eso hay que ver la luz de Jesús con harta fe, ¿entén?

¡Transfigúrense! dijo el cura, o sea pues, conviértanse. Y dijo mi compadre Casimiro Buenavista: “¡Aaah! Pero cómo está difícil, padrecito, eso de la tranjiguranda”.

Y muy rapidito le dijo el cura al Casi: “Dirás bien Casimiro, pero toditito se puede con fe y alegría”. Ahí tienen que mi compadre ahora sí está muy pendientito de toditas las Misas por la mañana en el pueblo. Jíjuela tan reocurrente mi compadre.

Ta güeno, esta fue la averiguación de la semana, que les convido con gusto. Leyan el pasaje en sus Biblias, medítenlo y pensemos juntos como podemos transfigurar nuestras vidas pa’ llevar de a güenas nuestra fe  y permanecer en la ‘transfigurancia’, diriya mi compadre Casimiro… ¡Saludes!

Rayón, Sonora

* Seminarista Ricardo Noriega

 

Si tiene alguna historia cómica o anécdota sonorense

que quiera publicar,  me la puede compartir: RNV20@hotmail.com

o en facebook: Ricardo Noriega Valenzuela

09Feb/16

Confianza y Constancia del cristiano

Échate el clavado hasta adentro, ¿qué tiene? ¡No le hace!

Por don Goyo*

 

¡Qué gusto saludarles, amistades! ¡Es un gusto del güeno como siempre poder convidarles unas líneas a propósito del Santo Evangelio de este fin de semana. Ya nos arrancamos con febrero y justamente estamos en la semana de la tamaliada, pues el 2 celebramos el Día de la Candelaria. Así que a todos los que les salió el monito, (que nos recuerda el Niño Jesús escondido para salvarlo de Herodes) no se hagan el ‘cochi con mal de ojo’. ¡Repórtense bandidos!

Sale, vamos arrancarnos con la averiguación de hoy, pero antes córranle por el pan de vieja y el chocolatón caliente y vamos a empezar.

Lucas, en el evangelio de este domingo, nos pega una recordada de que debemos “remar mar adentro y echar las redes para pescar”. Esto quiere decir que en nuestra vida muchas veces vamos a tener malos ratos o malas rachas que nos harán sentir con el pico caído y nos sentiremos apachurradones. Pero, aunque las redes salgan vacías, no nos desanimemos ni desairemos, más bien calemos una y otra vez, ¡probemos pues!

Pero, para echar las redes debemos tener dos cosas: fe y constancia. Ahí no le erras. ¿Se te hace batalloso? A lo mejor y sí, pero con la ayuda de Dios y confiando en Él, sí se puede. Debemos aprender a nadar contracorriente y no desanimarnos porque nuestra pesca es pescar hermanos para mi Tata Dios y no todas las personas están prestas a escuchar y, muncho menos, a seguir a Jesús. ¡Uta que va!, son las batallas de hoy en día, mas con la muchachada.

Ahí tienen que Jesús en el evangelio vuelve a insistir y dice: “echen las redes”, nosotros no acabalamos de creer pero Él otra vez dice y dice; no nos deja solos, nos hace compañía, nos enseña con su manera de ser y de hablar. Haber, recuerden la vez en que más se han sentido acompañados por Jesús, resuave se siente, ¿no? Si confiamos en Él, Él nos da la fuerza y nos ilumina con su Santo Espíritu para continuar por el camino correcto.

De manera que munchas veces nos creemos los más inteligentes o que ‘todas las podemos’ y pensamos que nadie puede enseñarnos más y ni se diga, como pasó con Jesús, si es alguien que tiene menos estudios o pertenece a una familia más humilde. ¿Qué hacemos? Dejar de luchar, ¿de pescar?, nos bajamos de la barca, dejamos la red y no hacemos frente a los problemas. Nos acobardamos cuando pareciera que no la vamos hacer.

¿Dónde está nuestra confianza en mi Tatita Dios? ¿En nuestra fe? ¿En nuestra constancia? Dios nos hace libres e inteligentes… iguales con toda la bola; Él pone a la mano todo lo necesario para hacer frente a los problemas y nos da el don de la palabra para arrimar a todititos a la fe a su Santa Persona. Por eso, Jesús esta semana nos convida a ser mejores y a trabajar por un mundo más parejo para todos, no solo para unos cuantos.

El que dé a güenas quiere seguir a Jesús no debe esperar un milagro… más bien que su día a día debe estar lleno de esperanza, fe y constancia, haciendo suyas estas palabras: “¿tirar la toalla? Espérate tantito que eso no va conmigo”, porque sé que mi Tata Dios me acompaña y sostiene siempre.

            Sale, pos nos vemos en quince diyas… voy a ordeñar a la vaca wera, pa’ empezar hacer los quesos. Saludes y que mi Tata Dios me los proteja y bendiga siempre, ¿entén?

 

 

 

Rancho Los Pitahayones
* Seminarista Ricardo Noriega

 

Si tiene alguna historia cómica o anécdota sonorense
que quiera publicar,  me la puede compartir: RNV20@hotmail.com
o en facebook: Ricardo Noriega Valenzuela

15Dic/15

Nuestra Señora de Guadalupe

 

Por Don Goyo*

¡Quiubo! ¡Qué gusto poder saludarlos a toditos ustedes! Últimamente, en nuestra Arquidiócesis hemos vivido muy bonitos acontecimientos, como el inicio del Año Santo de la Misericordia que el Papa Francisco empezó esta semana el 8 de diciembre en la fiesta de la Inmaculada concepción de María que alegra y llena de esperanza el caminar de nuestra Iglesia y el mundo.

Pos, qué les cuento. En esta ocasión les quiero convidar información sobre un gran festejo de la Virgencita morena, ni más ni a menos que Santa María de Guadalupe.

Resulta que un 9 de diciembre el indio Juan Diego, recién convertido a la fe católica, se dirigió al templo para oír Misa, como lo hacilla diariamente. Y al pie de un cerro pequeño llamado Tepeyac vio una nube blanca y resplandeciente y escuchó que lo mentaban por su propio nombre “Juan Diego, Juan Deguito…”.

No me la van a creyer, pero resulta que vio a una hermosa Señora. Ella le dijo que era la mismita Siempre Virgen María, Madre del verdadero Dios y le pidió juera con el obispo del lugar para que en ese sitio le hicieran un templo.

De manera que Juan Diego jue hasta la casa del obispo fray Juan de Zumárraga y le contó lo acontecido… ¿Se imaginas usté? ¡Cómo iría el pobre Juan Dieguito! que parecilla que lo llevaba a cola un lión de tan ligero que iba. El obispo oyó con admiración el relato del indio y lueguito le hizo preguntas, pero al final de cuentas no le creyó.

De manera que cuando se arriendó para su pueblo se encontró de nuevo con la Virgen María y le platicó lo acontecido. La Virgencita le dijo que juera, otra vez,  muy de mañana con el obispo y que le volviera a repetir todito. Pues, ahí tienen que Juan Dieguito fue tempranito con el obispo, pero Juan de Zumárraga le pidió una señal de la mismita Virgencita para que le asistiera la razón. Pues se arriendó el pobre indito y se encontró con la Virgencita y pos le contó todo. Ella le dijo que regresara mañana para darle la señal.

A que ni me la van a creyer… Juan Diego no pudo volver al cerrito porque su tío Juan Bernardino estaba muy malito. Resulta que en la madrugada del 12 de diciembre Juan Diego salió bien ligero a procurar un sacerdote para su tío por que ahora sí se estaba muriendo. Al llegar al lugar donde se encontraba con la Virgencita, mejor le sacó la vuelta y agarró pa’ otro lado ¡qué inocente la criatura! ¿No?… Pero María le salió a Juan Dieguito por el otro camino y le preguntó pa dónde iba. El indito, con muncha pena y con el alma en un hilo, le explicó. Pero la Virgen, maternalmente le dijo: “¿No estoy yo aquí que soy tu madre? No temas… tu tío recuperó la salud”.

A pues lueguito el indio le pidió la señal para el obispo. María le dijo que subiera al cerro y que tomara flores, rosas de castilla. Ni tardoso ni perezoso las tomó Juan Dieguito y las puso en su tilma… La Virgencita las tocó con sus manos y le pidió las llevara ante el obispo.

Pues, no va recalando Juan Dieguito hasta con el obispo, y ¡riatas! que le muestra las rosas de la tilma y, ¿a que ni saben qué? ¡Estaba pintada en la tilma la hoy conocida imagen de Nuestra Señora de Guadalupe! Misma que ha perdurado por siglos intacta. Pos ahí tienen que ahora sí le creyó y le construyó su ermita en el lugar que había dicho.

¿Cómo la ven? María de Guadalupe fue gran evangelizadora de estas tierras, con su presencia nos mostró a su Hijo Jesucristo y brinda consuelo e intercede por todos los moradores de esta tierra mexicana y por todos aquellos hijos de Dios que recurran a su asistencia. Por eso el acontecimiento guadalupano merece una fiesta solemne, pues da esperanza y fortalece la fe.

Que mi tatita Dios me los bendizca en estos días.

Rancho Los Pitahayones

 

* Seminarista Ricardo Noriega
Si tiene alguna historia cómica o anécdota sonorense
que quiera publicar,  me la puede compartir : RNV20@hotmail.com
o en facebook: Ricardo Noriega Valenzuela

Interpretación Indígena
de la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe

Los pueblos mesoamericanos trasmitían la memoria de su historia de generación en generación por medio de poemas y cantos, que al ser trascritos mediante figuras y símbolos en papel amate o en pieles formaban los llamados códices. Los expertos coinciden en que la Virgen de Guadalupe quiso mostrarse a los antiguos pueblos indígenas con un atuendo lleno de símbolos (a manera de códice) que los habitantes de estas tierras pudieron entender fácilmente.
Para que desde nuestra visión moderna podamos comprender la profundidad del mensaje contenido en la imagen Guadalupana es necesario conocer el significado básico de los símbolos presentes en la Santa Imagen según estas culturas indígenas.

 

Algunos elementos de descripción de la imagen de la Virgen de Guadalupe:
-La estatura de la Virgen en el ayate es de 143 centímetros y representa a una joven cuya edad aproximada es de 18 a 20 años.
-Su rostro es moreno, ovalado y en actitud de profunda oración. Su semblante es dulce, fresco, amable, refleja amor y ternura, además de una gran fortaleza.
– Lleva el cabello suelto, lo que entre los aztecas era señal de una mujer glorificada con un hijo en el vientre.

-El cinto marca el embarazo de la Virgen. Se localiza arriba del vientre. Cae en dos extremos trapezoidales, que en el mundo náhuatl representaban el fin de un ciclo y el nacimiento de una nueva era. En la imagen simboliza que con Jesucristo se inicia una nueva era tanto para el Viejo como para el Nuevo Mundo.

-La Virgen de Guadalupe está de pie en medio de la luna, y no es casual que las raíces de la palabra México en náhuatl son ‘Metz-xic-co’ que significan ‘en el centro de la luna’. También es símbolo de fecundidad, nacimiento, vida. Marca los ciclos de la fertilidad femenina y terrestre.
– La flor de cuatro pétalos o Nahui Ollin: Es el símbolo principal en la imagen de la Virgen, es el máximo símbolo náhuatl y representa la presencia de Dios, la plenitud, el centro del espacio y del tiempo. En la imagen presenta a la Virgen de Guadalupe como la Madre de Dios y marca el lugar donde se encuentra Nuestro Señor Jesús en su vientre.

Fuente: Lasalle.edu.mx

24Nov/15

Jesús rey de toditito el mundo

Por don Goyo*

¡Quiubo! ¿Qué hay? ¿O no hay? Ya se dejó venir el frillo… Hasta las canillas se entiesan, ¿no?… con ganas de estar nomás pegado al fogón.

¿Sabillan que este fin de semana celebramos la fiesta de Cristo Rey? Arrímate un cafecito y un pan de vieja pa’ platicar de esta solemnidad de Jesús, Rey del Universo, con la que cierra el Año Litúrgico, en el que hemos meditado sobre el misterio de su vida, su ser y quehacer y el anuncio de su Reino… el Reino de mi Tatita Dios.

La  fiestona de Cristo Rey empezó con el Papa Pío XI el 11 de diciembre de 1925. Pues, pensó que era bueno, motivar a los católicos a reconocer públicamente que el Mandamás de la Iglesia era Cristo, como Rey de la Iglesia y el Universo.

Durante el anuncio del Reino, Jesusito nos ofrece la Salvación, Revelación y perdón ante la mentira mortal del pecado que existe en el mundo. Jesús responde a Pilatos: “Mi Reino no es de este mundo. Si mi Reino fuese de este mundo mi gente habría combatido para que no fuese entregado a los judíos; pero mi Reino no es de aquí” (Jn 18, 36).

Cristo Rey convida la Verdad y esa Verdad es la luz que alumbra la brecha amorosa que Él ha trazado, con su Vía Crucis, hacia el Reino de mi Tatita Dios… “Sí, como dices, soy Rey. Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo: para dar testimonio de la verdad. Todo el que es de la verdad escucha mi voz” (Jn 18, 37). Así como el demonio tentó a Eva con engaños para que fuera echada juera del Paraíso, ahora Dios mismo se hizo hombre y nos consiguió– a toda la bola – la manera de alcanzar el Reino, cuando el Cordero se sacrificó amorosamente en la Cruz.

Celebramos pues, a un Rey bueno y humilde que como Pastor guía a su Iglesia que peregrina hacia el Reino de Dios y le concede la comunión con ese Reino para que pueda transformar el mundo por el cual peregrina.

            Jesucito, para que pudiéramos alcanzar su Reino nos dejó al Espíritu Santo que nos convida las gracias que necesitamos para llegar a ser santos y cambiar el mundo con el amor. Ésa es la misión que Cristo encarga a su Iglesia.

Se puede pensar que sólo se llegará al Reino de mi Tata Dios después de nuestra muerte pero la verdad es que el Reino de Cristo se quedó presente aquí en la tierra a través de su Iglesia que peregrina a la Patria Celestial.

Atinadamente con lo que hizo Jesucristo, las dos realidades de la Iglesia -peregrina y celestial- se revuelven y así se llena de fuerza el peregrinaje con la oración de los peregrinos y la gracia que reciben por medio de los sacramentos. “Todo el que es de la verdad escucha mi voz” (Jn 18, 37). Todos los que se encuentran con el Señor, escuchan su llamado hacer santos y empiezan ese camino, podríamos decir con humildad y con gozo que somos chalanes del Reino de Dios.

“Por ellos ruego; no ruego por el mundo, sino por los que tú me has dado, porque son tuyos; y todo lo mío es tuyo y todo lo tuyo es mío; y yo he sido glorificado en ellos. Yo ya no estoy en el mundo, pero ellos si están en el mundo, y yo voy a ti. Padre santo, cuida en tu nombre a los que me has dado, para que sean uno como nosotros. …No te pido que los retires del mundo, sino que los guarde del Maligno. Ellos no son del mundo, como yo no soy del mundo. Santifícalos en la verdad: tu palabra es verdad”, (Jn 17, 9-11.15-17).

Ésta es la oración que Jesús dijo antes de ser entregado y convida su deseo de que el Padre nos guarde y proteja. En esta oración, llena de amor hacia nosotros, Jesús pide al Padre para que lleguemos a la vida divina.

Así Jesucristo es el Rey y el Pastor del Reino de Dios, que sacándonos de las tinieblas, nos guía y cuida en nuestro camino hacia la comunión plena con Dios Amor.

Para terminar les tengo una anécdota en relación a esta fiesta.  Una vez… en el pueblo de Aconchi, Sonora, una maestra de primaria, pidió de tarea a sus chamacos que llevaran un sombrero, cachucha u otra cosa que los chamacos se pudieran encaramar en la cabeza y que explicaran para qué servía.

Se llegó el diya y los buquis llevaron sus encargos y empezaron uno por uno a explicar que traían. Pasó el primero con un sombrero de bombero y dijo que era un casco de seguridad para cuando los bomberos trabajaban. Después pasó otro con sombrero vaquero y dijo que era para proteger del sol a los rancheros… ¡Y pasó algo muy curioso!, llegó un chamaquito que le decían el ‘güero chulo’ con una corona de espinas, diciendo que era la corona de un rey. Ese rey no tenía ni palacio, ni dinero, ni corona de oro, tampoco soldados para que lo protegieran.

…El rey que llevaba puesta esa corona era un rey que pasó haciendo el bien por todas partes y se llamaba Jesús.

…Asi que todos los chamacos se quedaron con los ojones abiertos por tan buena explicación que se aventó “el güero chulo”.

Jesús, te coronamos hoy como Rey y te hacemos Señor de nuestra vida. Amén.

 

 Rancho Los Pitahayones
* Seminarista Ricardo Noriega

 

Si tiene alguna historia cómica o anécdota sonorense
que quiera publicar,  me la puede compartir: RNV20@hotmail.com
o en facebook: Ricardo Noriega Valenzuela

 

10Nov/15

Todos somos misioneros, ¡siempre!

Por don Goyo*

¡Quiubo! ¡¿Qué hay? Yo aquí, escrebiendo de nueva cuenta pa’ convidarles una averiguación muy güena  a mis fieles amigos lectores…

El clima está cambiando, octubre, mes de las misiones ya pasó, y se antoja algo calientito… como el platón de frijolis con chiltepines verdes de Baviácora – que me mando trai mi compare, el cura Jesús Juárez de San José de Baviacora – acompaña.dos con una rica tajita de café, con tantita lechi bronca de las vacas de la María del Chito.

Pero, ¿qué les parece si nos arrancamos con el tema? Como les digo, octubre, mes misionero ya pasó, donde recordamos en la oración y con ayuda económica a tantos hombres y mujeres de bien que salen a tierras lejanas a predicar el Evangelio de mi Tatita Dios.

Pues, hoy les vengo a decir que las misiones no son cosa de un mes… ni sólo de religiosos y laicos que se van lejos, es tarea de cada bautizado. Así lo dijo el Papa Panchito muy atentamente: El anuncio del Evangelio es parte del ser discípulos de Cristo y es un compromiso continuo que debe de animar a toditita la Iglesia.

Así como recebimos la fe por medio del Bautismo, pos así debemos convidarla a los demás; dando un güen testimonio entre los que nos rodean, ser congruentes entre lo que creemos y lo que hacemos. O sea,  ser creyentes que no anden con cosadas (eso no lo dijo el Papa pero lo digo yo).
La misión de ir y convidar la Fe al prójimo con el fin de que m Tatita Dios pueda entra en el corazón de cada hombre y mujer, debe atravesar no sólo fronteras, culturas o lugares, sino muchas otras cosas, familias, egoísmos, sufrimientos, inorancia. La Fe es pa’ toditos, no para unos cuantos. Enseñar la fe es un compromiso  pa’ todo bautizado, no nomás pa’ los que se la llevan metidos en la iglesia (como dice mucha gente, locos sencios).

Y esto, repito, no es cosa de un mes. Es actitud de vida, ¡siempre estamos evangelizando! Por eso el cristiano tiene que ser alegre, ser ejemplo, luz en el camino del otro.

Es cierto. Hay munchos obstáculos para la evangelización, tanto juera como dentro de la Iglesia, pos porque la Iglesia es santa porque su Cabeza, Cristo es santa… pero esta formada por miembros humanos que cometen errores, mi Tatita Dios lo sabe pero no deja de llamarnos a ser santos, como recordamos este 1 de noviembre . Y todos esos obstáculos que les digo, son fruto del MIEDO. Ahí tienen a toditos diciendo: “pa’ allá no voy porque hay maliantes”; otros, “pa’ allá no porque hace frillo”; o “pa’ allá menos porque hablan dijerente idioma”… ¡Puritititos pretextos!

Como la Cuca que se negó ser catequista de la sierra que porque donde iba a dar la dotrina no habilla aigre. O el chapo wilo, tan ocurrente, me dice: “Oye Goyo, ¿tú cómo le haces pa la escribida de la Fe?, capaz y pongas cosas que no son, es muy re-delicado eso”… ¡Sencio!... Uno se pone en las manos de su Tatita Dios y trata de estudiar y aprender para compartir lo poco o muncho que sabe y se avienta con ánimo y alegría. De rancho, de rancho pero no inorante.

Como dijo el Papa: NO se puede llevar a donde quiera a Cristo si no hay Iglesia, y esta Iglesia la fundó el mesmito Jesús; por eso, el que misiona nunca está solo porque pertenece, se forma y está en comunión de una gran familia, la Iglesia.

¡Qué revalientes aquello que dejan todito por seguir a Cristo! Munchos dejan Patria, familia, amigos, trabajo, etcétera, por mi Tatita Dios. Pero todos podemos hacer renuncias y misionar desde donde nos encontramos como padres de familia, profesionistas, hijos, etc… porque la Iglesia no es de territorios, es universal, es Una.

Como güenos creyentes hemos de ir aquel amigo que le falte el tesoro de la fe, ¡uf! ¡que güena  estuvo la escrebidera, ¿no?

No olvidemos tener siempre en nuestras oraciones a los misioneros y no olvidemos nunca nuestra tarea de misioneros, ahí donde Diosito nos ha puesto, ¿entén?

Dios los bendizca y que mamá Marilla los acompañe.

 Rancho Los Pitahayones
* Seminarista Ricardo Noriega

 

Si tiene alguna historia cómica o anécdota sonorense
que quiera publicar,  me la puede compartir: RNV20@hotmail.com
o en facebook: Ricardo Noriega Valenzuela

12Oct/15

Compartiendo la fe

Mes del Rosario

Por Don Goyo*

¡Quiubo! ¡Quiubo! ¿Qué pasó amistades? Es un gusto saludarles a través de estas líneas que llegan hasta sus manos para compartir una vez más temas de nuestra fe. Pos en esta ocasión les quiero escrebir sobre el santo Rosario, ya que en este mes la Iglesia recuerda y revalora esta oración tan completa.

 

Origen e historia de esta devoción

Resulta que hace algunitos años la Iglesia dijo que estaba bien rezar el Rosario, que consistía en recitar 150 salmos de David, y pos era considerada como una oración que agradaba mucho a mi Tatita Dios. Más luego, la Iglesia dijo que para los que no sabían leyer, en vez de los salmos, rezaran 150 Avemarías, en 15 decenas. A este Rosario se le llamó: el Salterio de la Virgen.

Pero ni me lo van a creyer, en el siglo XII, Santo Domingo de Guzmán (fundador de los dominicos) comenzó a rezar y promover el rezo del Rosario. Tanto que se le apareció la Virgen y le pidió que difundiera su Salterio. Pos ahí tienen que pa’ todo rezaba las 150 Avemarías. Pero al morir Santo Domingo, lueguito se olvidó la gente del Rosario. Entonces, el fraile Alan de la Roche, comenzó a dijundir el rezo del Rosario, en 1460, y fue quien inició con la actual manera de rezarlo.

El Papa Pio V, pidió que se rezara el Rosario porque habilla munchas guerras y el mismo inició la fiesta del Santo Rosario el 7 de octubre de 1571 con la solemnidad de: Nuestra Señora de la Victoria cuando se ganó la batalla de Lepanto, donde los cristianos vencieron a los turcos pidiendo la intercesión de la Virgen con el rezo del Rosario, pues peligraba la religión; al año Gregorio XIII, cambió el nombre de la fiesta a: Nuestra Señora del Rosario.

Decía mi amá antes en el rancho: “rezar el Rosario es como si le lleváramos diez flores a María en cada misterio pa’ decirle lo mucho que la queremos”, y el Chapo Wilo muy ocurrente dijo: “ Cuca, se va a quedar pelón el jardín de tanta rezadera y la Virgencita no me va a dejar ninguna flor pa’ llevarle a la Santiaga”. ¡Ah! Pos con eso tenía el Chapo pa’ hacer enojar a mi amá.

 

Cómo rezar el Rosario

Antes que nada podemos ofrecer el Rosario por alguna intención personal o comunitaria o de la Iglesia universal. Son cinco misterios y cada uno consta de un Padre Nuestro, diez Avemarías y un Gloria. En cada misterio recordamos un momento importante en la vida de Jesús, reflexionamos en él y con María, nuestra Madre, vamos acercándonos a Jesusito. Usamos el Rosario agarrando una bola por cada oración del Avemaría que rezamos, y las vamos recorriendo hasta que se nos acaben. Nomás no se vayan de paso como mi amá... agarraba el Rosario y me ponía a rezar de rodillas, y no se daba cuenta y ¡riatas que agarraba vuelo! ¡Hasta dos vueltas completas le dio al Rosario! y yo con las canillitas temblorizcas pidiéndole a la Virgencita auxilio, hasta que cayó en cuenta mi amá… No le quise decir nada porque me dijo que si me comportaba me iba a dar un platón de menudo, pos nomás me aguantaba. Lo que sí es que es una devoción muy bonita que nos acerca a la vida de Jesús a través de la Virgen María y nos da paz y sabiduría para las decisiones de cada diya.

Así está la cosa mis amigos, cuando terminen el Rosario, reciten las letanías a la Virgencita y listo. Recuerden al final pedir por el Papa Francisco para que lo ayude como guía de la Iglesia.

Bueno, espero les juncione bien esta averiguación  de hoy y tratemos de practicar y hacer vida el rezo del Rosario.

Antes de despedirme quisiera saludar a mi güena amiga la mayestra Eli López que hace muncho no diviso pero espero esté muy bien, Dios te siga bendiciendo mija. Yo sigo aquí en el rancho, pero en 15 diyas seguimos compartiendo la fe, ¿entén?

Saludes bukys.

Rancho Los Pitahayones

* Seminarista Ricardo Noriega

 

Si tiene alguna historia cómica o anécdota sonorense

 que quiera publicar,  me la puede compartir: RNV20@hotmail.com

o en facebook: Ricardo Noriega Valenzuela

 

Misterios y Meditaciones

Misterios Gozosos (Se rezan los lunes y los sábados)

  1. La Encarnación del Hijo de Dios (Lucas 1:26-38).
  2. La Visitación de Nuestra Señora a su prima Santa Isabel (Lucas 1:39-53).
  3. El Nacimiento del Hijo de Dios en Belén (Lucas 2:6-19).
  4. La Purificación de Nuestra Señora (Lucas 2:22-40).
  5. El Niño perdido y hallado en el Templo (Lucas 2:41-52).

 

Misterios Dolorosos (Se rezan los martes y los viernes)

  1. La Oración del Huerto (Mateo 26:36-41).
  2. La Flagelación del Señor (Juan 18:36-38; 19:1).
  3. La Coronación de espinas (Marcos 15:14-17; Mateo 27:24-30).
  4. La Cruz a cuestas (Juan 19:17; Lucas 9:23).
  5. Jesús muere en la Cruz (Juan 19:25-30).

 

Misterios Gloriosos (Se rezan los miércoles y los domingos)

  1. La Resurrección del Señor (Marcos 16:6-8).
  2. La Ascensión del Señor (Mateo 28:18-20; Hechos 1:9-11).
  3. La Venida del Espíritu Santo (Hechos 2:1-4).
  4. La Asunción de Nuestra Señora (Cantar 2:3-6,10).
  5. La Coronación de María Santísima (Cantar 6:10; Lucas 1:51-54).

 

Misterios Luminosos (Se rezan los jueves)

  1. El Bautismo de Jesús en el Jordán 2 Co 5, 21; Mt 3, 17.
  2. Las bodas de Caná; Jn 2, 1-12.
  3. El anuncio del Reino de Dios Mc 1, 15; Mc 2. 3-13; Lc 47-48.
  4. La Transfiguración; Lc 9, 35.
  5. La Institución de la Eucaristía, expresión sacramental del misterio pascual. Jn13, 1.
01Oct/15

Encuentro Mundial de las Familias

La familia es escuela de humanidad

Por Don Goyo*

¡Quiubo! ¡Quiubo! Me da muncho gusto saludarlos de nueva cuenta, en este espacio de fe… Ya pasaron las fiestas patrias, el grito de independencia, los cuetes, los tamalis, el pozolón y todas esas cosas que nos invitan a vivir y recordar nuestro ser mexicano. Pero, ¿a que no saben qué sigue o qué otra novedad tenemos? Acabamos de vivir, recién… un acontecimiento muy bueno pa’ toda la Iglesia y pa’ todo el mundo. Se trata, ni más ni menos, que del Encuentro Mundial de las Familias donde estuvo presente el Papa Francisco. Munchas familias de todo el mundo se dieron cita en este momento allá por ‘el otro lado’, en los Yunaites. Para ser más atinados en Filadelfia, EU.

Ahí tienen que esta ciudad tiene una campanona que se llama la campana de la libertad, y es lo más representativo del lugar con el que se conoce mundialmente a la ciudad de Filadelfia, es como si en Hermosillo pusiéramos de imagen característica el cerro de la Campana.

Pues bien, en Filadelfia se celebró el VIII Encuentro mundial de las Familias, del 22 al 27 de septiembre de 2015. Esta campana que les menciono sonó para juntar a los ciudadanos estadounidenses (gringos pues) para leer la Declaración de Independencia, en 1776. Así, la imagen de la campana fue elegida como logotipo de este Encuentro de las Familias, para dar a conocer el papel de la ciudad de Pensylvania en el reconocimiento y defensa de los derechos que tiene la sociedad y la libertad de los creyentes.

De manera que la campanona sonó, en esta ocasión, para anunciar la buena noticia de la familia. En el logo aparece una pequeña campana blanca de plata de Filadelfia es el distintivo de tantas campanas del mundo que llaman a las familias a la Iglesia, en cada templo parroquial. Dentro de la campana, como parte integrante del logotipo se compone una Cruz, signo de que Jesusito es el centro en la vida de las familias y de la Iglesia y está representada al fondo una silueta de la familia con cinco personas de diversas edades, que representan los diferentes papeles en la unidad: padre, madre, hijo, hija, hermano, hermana, abuelo, abuela, tíos y tantos otros. Los colores de la campana son cálidos, teniendo en cuenta la estación del año en que tuvo lugar este encuentro o juntada.

Diyas antes de este Encuentro Mundial de las Familias, durante su visita a Cuba el Papa dijo que  “la comunidad cristiana llama a las familias con el nombre de iglesias domésticas, porque en el calor del hogar es donde la fe empapa cada rincón, ilumina cada espacio, construye comunidad. Porque en momentos así es como las personas van aprendiendo a descubrir el amor concreto y el amor operante de Dios”, por eso la importancia de la familia para cada individuo.

“La familia es escuela de humanidad, escuela que enseña a poner el corazón en las necesidades de los otros, a estar atento a la vida de los demás. Cuando vivimos bien en familia los egoísmos quedan chiquitos, existen porque todo tenemos algo de egoístas, pero cuando no se vive una vida de familia se van engendrando esas personalidades que las podemos llamar así: yo, me, mi, conmigo, para mí, totalmente centradas en sí mismo, que no saben de solidaridad, de fraternidad, de trabajo en común, de amor, de discusión entre hermanos, no saben” dijo el Papa Panchito.

Así que haciendo eco de lo que el Papa invita y estando también muy próximos al Sínodo de las Familias en este mes de octubre, esta semana les encargo que peguemos una razada por las familias y pa’ que aprendamos a cuidar de ellas y permitir que Jesús reine en medio de ellas; para que mi Tatita Dios conceda muncho amor, paz y alegría a todas nuestras familias. El Papa cuenta con nuestros rezos.

            ¡Saludes!

  Rancho Los Pitahayones
* Seminarista Ricardo Noriega

 

Si tiene alguna historia cómica o anécdota sonorense
que quiera publicar,  me la puede compartir: RNV20@hotmail.com
o en facebook: Ricardo Noriega Valenzuela

 

 .

23Sep/15

La importancia de la Biblia en nuestra vida

Por don Goyo*

¡Quiubo! ¡Quiubo! Es un gusto enorme, como siempre, poder saludarles y saber que están bien, gracias a mi Tatita Dios. Ya que pasamos tanto jolgorio de las fiestas patrias, pos aquí andamos de nueva cuenta en la escrebida sobre temas importantes de nuestra fe, ¿no?

Bueno, pos hoy les voy a hablar un tantito, ni más ni menos, que de la gran importancia que tiene la Palabra de Dios para nuestras vidas, aprovechando que estamos en la recta final del mes de la Biblia, septiembre.

Fíjense que Dios siempre ha querido entablar un diálogo con el ser humano con la intención de realizar la historia de la salvación, comunicándonos así su vida divina. A todo esto se le llama revelación.

Dios, se nos ha presentado, se nos ha abierto, manifestado, indicándonos quién es Él y quiénes somos nosotros, su pueblo fiel, y cuál es su Plan e intención sobre toda la humanidad y la Creación entera.

Esta revelación se lleva a cabo a través de obras y palabras, pero pa’ que usted me entienda, es decir, con fe y testimonio.

 

La Palabra de Dios es siempre actual

Amigos en la fe, la Biblia también nos habla en nuestros dillas, aunque sea un mensaje que se escribió en el pasado, es Palabra viva y eficaz, su mensaje sigue siendo válido en nuestro tiempo ya que tiene la Palabra viva de Dios, Dios que habla en ella a las mujeres y mujeres de todos los tiempos.

Imagínense, ¡no me lo van a creer!, que hay gente que no va a Misa porque dicen que siempre se hacen las mismas lecturas… ¡Esa es la grandeza de la Palabra de mi Tatita Dios! Aunque el mensaje se haya escrito en el pasado, permanece siempre vivo y actual. El sacerdote en la Misa nos ilumina a través de la homilía -conocido como el sermón- como mensaje actual; o sea, nos ayuda a entender la Palabra de Dios para llevarla a nuestra vida, conduciéndonos y guiando nuestra existencia.

He escuchado al Chapo wilo allá en el rancho que se la lleva quejándose… primero porque se le murió la yegua mora, luego porque el wíjolo mato a la única gallina ponedora que tenilla y pa’ acabarla de amolar el perro ‘vaquero’ se le enamoró y se le jue del rancho. Y se queja: “¿Si Dios es tan güeno por qué me manda tanto problema?”.

Si usted también anda como el Chapo wilo, déjame y le digo que muchas cosas que nos pasan: Penas, enfermedades, desempleo, terremotos, lluvias, etc., no son voluntad de Dios, pues son contrarios a su plan de salvación. Dios nos acompaña siempre, en lo bueno y más de cerquita cuando sufrimos.

Dios habla y muy clarito a través de nuestros hermanos. Las palabras, las actitudes, las carencias, la vida entera de nuestros hermanos es una auténtica Palabra del Señor cuando sabemos discernirla a la luz del Evangelio, y somos capaces de salir de nuestro egoísmo para ir al encuentro del otro, especialmente del más necesitado.

 

Actitudes ante la Palabra de Dios

Hablando de actitudes, hay que ver la forma en que actuamos ante la Palabra de Dios. Muchos no atienden a esta Palabra, otros sí la escuchan pero no la ponen en práctica, y como quien dice nomás traen la pura teorilla en la cabeza.

Y por último, otros escuchan la Palabra y hasta la ponen en práctica, estos son auténticos creyentes. Coherencia entre fe y obras. Aman la voluntad de Dios y su Palabra porque en ella está la felicidad cristiana.

Pos así está la cosa. Que este Año de la Fe que casi termina nos acerquemos a la Palabra de Dios y hagamos una buena leída de la Biblia, ya que es de gran importancia en nuestra maduración de la fe, ¿enten?  Hay que darnos un tiempecito para estudiar la Biblia, ¡la Palabra de Dios trae esperanza!

            Pos me despido, dentro de 15 dillas nos escrebimos de nuevo, ¿enten?

Rancho Los Pitahayones
* Seminarista Ricardo Noriega


Si tiene alguna historia cómica o anécdota sonorense
que quiera publicar,  me la puede compartir: RNV20@hotmail.com
o en facebook: Ricardo Noriega Valenzuela

 

Biblia y revelación

Relación entre la Biblia y la tradición divina en preguntas y respuestas

¿Qué es la revelación?

La revelación es la manifestación que Dios ha hecho a los seres humanos de sí mismo y de aquellas otras verdades necesarias o convenientes para la salvación eterna.

¿Dónde se encuentra la revelación?

La revelación -también llamada Doctrina cristiana o Depósito de la fe- se encuentra en la Sagrada Escritura y en la tradición.

¿A quién fue confiada la revelación?

Jesucristo confió la revelación a la Iglesia católica. Por medio de sus apóstoles, por tanto, sólo la Iglesia tiene autoridad para custodiarla, enseñarla e interpretarla sin error.

¿Qué es la Sagrada Escritura?

La Sagrada Escritura es la Palabra de Dios puesta por escrito bajo la inspiración del Espíritu Santo. Al conjunto de los libros inspirados lo llamamos Biblia.

¿Qué es la tradición?

La tradición es la Palabra de Dios no contenida en la Biblia, sino transmitida por Jesucristo a los apóstoles y por éstos a la Iglesia. Las enseñanzas de la tradición están contenidas en los Símbolos o Profesiones de la fe (Ejemplo, el Credo), en los documentos de los Concilios, escritos de los Santos Padres de la Iglesia y ritos de la Sagrada Liturgia.

¿Quién es el Autor de la Biblia?

El Autor principal de la Biblia es Dios. El autor secundario o instrumental de la Biblia es el escritor sagrado o hagiógrafo. Por ejemplo, Moisés, el profeta Isaías, San Mateo, San Pablo, etc.

Aciprensa

11Sep/15

Recordando el nacimiento de María

Por don Goyo*

¡Quiubo! ¿Qué hay? Me da muncho gusto poder saludarlos en este espacio para compartir la fe. Ya tenillamos rato sin reportarnos, ¿no? Lo que pasa es que en el rancho se desbordó el bajío con estas lluvias y ahí me tienen saque y saque agua con mi compadre Casimiro y el Chapo Wilo. Este Chapo en vez de ayudar, más bien estorbaba, pero lo bueno que se acomidió.

¡Llegó septiembre! y con él munchas festividades, entre ellas la solemnidá del nacimiento de Nuestra Madre María… ¿Cuándo se celebra? ¿Por qué? ¿Dónde? ¿Cómo? ¡Aaah! Pos arránquense por su taza de café y un corico y vamos a leer esta averiguación que les tengo.

La festejancia del nacimiento de la Santísima Virgen María, es conocida en el Oriente, o sea, allá por donde sale el sol, desde el siglo VI –por los años 500-. Y fue establecida el 8 de septiembre. En Occidente – pa’ la metida del sol –, se empezó hacer la fiestona en el siglo VII, ahí por los años 600, y era celebrada con una procesión-letanía, que terminaba en la Basílica de Santa María la Mayor.

El Evangelio no nos da datos del nacimiento de María, pero hay varias tradiciones. Algunas tradiciones, consideraron a María descendiente de David, señalan su nacimiento en Belén. Otros dicen que María nació allá por los rumbos de Nazareth.

Ahí tienen que ya en el siglo V existía en Jerusalén el santuario mariano que estaba junto a los restos de la piscina Probática, más bien dicho, de las ovejas. Por abajo de la iglesia románica, se hallan los restos de una basílica bizantina y unas criptas escarbadas en la roca que parecen haber formado parte de una casita que se ha considerado como la casa natal de la Virgencita.

De manera que esta tradición, se une con lo que han dicho munchos historiadores a cerca de que Joaquín, papá de María, fuera propietario de rebaños de ovejas. Estos animales los lavaban en la piscina que les dije, antes de ser ofrecidos en el templo.

Esta solemnidá tiene la alegría de un anuncio pre mesiánico –más bien dicho, un aviso de que iba a venir Jesusito-. Es muy reconocida la homilía que dijo San Juan Damasceno (675-749) un 8 de septiembre en la Basílica de Santa Ana, aquí les van unas palabras que se aventó:

“¡Ea, pueblos todos, hombres de cualquier raza y lugar, de cualquier época y condición, celebremos con alegría la fiesta natalicia del gozo de todo el Universo!

Tenemos razones muy válidas para honrar el nacimiento de la Madre de Dios, por medio de la cual todo el género humano ha sido restaurado y la tristeza de la primera madre, Eva, se ha transformado en gozo. Ésta escuchó la sentencia divina: parirás con dolor. A María, por el contrario, se le dijo: ¡Alégrate, llena de gracia!

¡Oh, feliz pareja, Joaquín y Ana, a ustedes está obligada toda la creación! Por medio de ustedes, en efecto, la creación ofreció al Creador el mejor de todos los dones, ósea, aquella augusta Madre, la única que fue digna del Creador. ¡Oh, felices entrañas de Joaquín, de las que provino una descendencia absolutamente sin mancha! ¡Oh, seno glorioso de Ana, en el que poco a poco fue creciendo y desarrollándose una niña completamente pura, y, después que estuvo formada, fue dada a luz! Hoy emprende su ruta la que es puerta divina de la virginidad. De Ella y por medio de Ella, Dios, que está por encima de todo cuanto existe, se hace presente en el mundo corporalmente. Sirviéndose de Ella, Dios descendió sin experimentar ninguna mutación, o mejor dicho, por su benévola condescendencia apareció en la Tierra y convivió con los hombres”.

¡Quiubole! ¿Cómo les quedó el ojo? No por nada se hizo santo, ¿verdá?

Por último, si pensamos por cuántas cosas podemos hoy alegrarnos, cuántas cosas podemos festejar y por cuántas cosas podemos alabar a mi Tatita Dios; todos los signos, por munchos y güenos que sean, nos parecerán tan sólo un ejemplo de las maravillas que el Espíritu de mi Tata Dios hizo en la Virgen María, y las que hace en nosotros los creyentes y puede seguir haciendo… si lo dejamos ¿no?

Pos ahí les dejo esta averiguación con muncho gusto, espero y mi Tatita Dios nos llene de bendiciones y lluvia para que se remojen las milpas y engorden las vacas.

            Saludes para todos.

 

Rancho Los Pitahayones

* Seminarista Ricardo Noriega

 

Si tiene alguna historia cómica