Sergio Ortega Noriega (1933-2015)

Una querencia por la historia del noroeste mexicano

Por Pbro. Armando Armenta Montaño*

 

A fines del mes de mayo del año en curso, el historiador Juan José Gracida me informó del fallecimiento del doctor en historia Sergio Ortega Noriega, el 25 de mayo en la ciudad de México, y tuvo la iniciativa de que se celebrara una Misa en sufragio y memoria de quien fuera un destacado investigador de la historia colonial del noroeste mexicano, especialmente de Sinaloa y Sonora.

La Sociedad Sonorense de Historia extendió la invitación a los socios y se invitó de manera personal. En punto de las 6 de la tarde del 9 de junio, presidí la celebración Eucarística en el templo del Inmaculado Corazón de María, en el barrio de El Mariachi, contando con la asistencia de los historiadores Carmen Tonella, Armando y César Quijada, Ignacio Almada, Juan Antonio Ruibal, Juan José Gracida, Benjamín Gaxiola, además del señor Javier Sánchez Leyva y su esposa.

Después de la lectura del Evangelio, Armando Quijada leyó una breve semblanza de la vida académica de Sergio Ortega y valoró el aporte que hizo al estudio de la historia colonial de la región noroeste y su participación en los Simposios de historia y antropología de la Universidad de Sonora.

Javier Sánchez, quien siendo niño conoció a Sergio en Los Mochis, dio un testimonio de su trato con él en el Colegio Marista, en donde como sacerdote miembro de la congregación de la Sociedad de María, Noriega se dedicó a la docencia, caracterizándose por su sencillez y buena pedagogía. Recordó su gusto por la historia que lo transmitía a los alumnos visitando lugares arqueológicos de esa región. En Mochis se ganó el cariño de la gente y el gobierno de Sinaloa e instituciones académicas reconocieron su aporte al conocimiento de la historia.

Luego, el licenciado Juan Antonio Ruibal Corella pidió espontáneamente la palabra. Recordó la participación de don Sergio en los Simposios de historia y su carácter alegre y fraterno. Cuando presentó en la ciudad de México su novela ‘rueda de la fortuna’ (1992), le pidió a Sergio que la comentara y aceptó.

Tomé la palabra en la homilía y compartí que en febrero de 1993, siendo aún seminarista, participé en el XVIII Simposio de historia de la Universidad de Sonora, con la ponencia ‘La guerra del Yaqui y el magisterio pastoral de Ignacio Valdespino y Díaz, decimotercer obispo de Sonora’. Debido al tiempo que daban y lo extenso del trabajo, debí de reducir el tema de exposición.

Ya relajado, al terminar esa mesa del Simposio, en las instalaciones del INAH Sonora, platicaba con algunas personas. De repente se me acercó don Sergio Ortega, se presentó y dijo: “Te felicito por el tema que expusiste”.  Luego se retiró. Sentí alegría por ese gesto y lo consideré como la confirmación de que el tema podía aportar algo al conocimiento histórico.

En la Misa también hice memoria de cuando estudié la licencia en Historia Eclesiástica en la Universidad Gregoriana de Roma (1998-2001). El tema de la tesina, un trabajo de investigación para obtener el título, fue “La evangelización jesuítica en Sonora (1687-1764)”. En la biblioteca del Pontificio Colegio Mexicano, en donde nos hospedábamos los sacerdotes mexicanos, estaba un ejemplar del libro de Sergio Ortega, titulado ‘Un ensayo de historia regional. El Noroeste de México. 1530-1880’, UNAM, 1993, el cual fotocopié y me fue muy útil para conocer el contexto histórico de la labor misionera de los jesuitas en nuestra región. Todavía conservo y uso el texto de don Sergio.

Al final del compartir, guardamos un momento de silencio como un homenaje a la calidad humana, cristiana e intelectual del historiador y sacerdote Sergio Ortega.

 

Trayectoria académica: Pbro. Sergio Ortega

Sergio Ortega nació en la ciudad de Aguascalientes el 7 de mayo de 1933. Fue sacerdote marista y profesor de historia en educación media. Obtuvo la maestría y doctorado en historia en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, en 1975 y 1977 respectivamente.

En 1975 se integró como profesor investigador del entonces llamado Departamento de Investigaciones Históricas del Instituto de Antropología e Historia. Fundó, coordinó y fungió como asesor académico e investigador, entre 1978 y 1998 de los trabajos del Seminario denominado ‘Historia de las Mentalidades y Religión’.

Fue investigador del Instituto de Investigaciones Históricas de la Universidad Nacional Autónoma de México. Galardonado por esa misma casa de estudios en 2006 con el Premio Universidad Nacional por sus contribuciones a las Ciencias Sociales. Ocupó su atención en el quehacer historiográfico, el desarrollo metodológico de la historia regional; especialmente aplicada en la historia del noroeste novohispano y mexicano.

Entre sus obras están «El edén subvertido. La colonización de Topolobampo, 1886-1896» (1978). Coordinó el tomo segundo de la ‘Historia General de Sonora. De la conquista al Estado libre y soberano de Sonora’ (1985) y  «Breve historia de Sinaloa» (1999).

aarmenta@libero.it

* El padre Armenta es cronista de

la Arquidiócesis de Hermosillo.

 .

1 respuesta

  1. Carmen Robledo dice:

    Una vida muy interesante y de gran aportación la del Dr. Sergio Ortega. Descanse en paz.
    Carmen Robledo, historiadora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *